junio de 2002

JUNTA DE EXTREMADURA

PROYECTO GLOBAL SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

Contenidos




RED TECNOLÓGICA EDUCATIVA


NCC

INFORMACIÓN CONSEJERÍA EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA



TELÉFONO DE EMERGENCIAS



REVISTA CULTURAL EXTREMEÑA


TURISMO




«Con la Logse se empieza a valorar la Educación de Adultos»

JOSÉ MANUEL MARTÍN CISNEROS
MAESTRO DE EDUCACIÓN DE ADULTOS
José Manuel Martín Cisneros, director del Centro de EPA de Cáceres.

El actual director del Centro de Educación de Personas Adultas (CEPA) de Cáceres ha dedicado todas su carrera profesional a enseñar a personas a las que un día, por diversas circunstancias, la vida les obligó a abandonar la escuela y que, ya mayores, deciden no volver a dejar pasar esa segunda oportunidad que hoy les ofrece el Sistema Educativo.


- Toda su vida profesional, desde 1970, ha estado dedicada a la educación de personas adultas. En todo este tiempo, ¿ha cambiado mucho la Educación de Adultos?.
- Muchísimo, quizás sea de los niveles educativos donde más cambios se han producido.

- Desde su experiencia, ¿cómo ve la evolución de este nivel educativo?
- Del 63 al 73 existieron los programas de alfabetización y en el 73 se crea el Programa de Educación de Adultos. En el 74 salen unas orientaciones pedagógicas en las que no se hacía una adaptación curricular, eran una copia de la EGB. En aquellos años no existían los centros funcionales. Éramos una serie de maestros que nos metían de noche en un aula a dar clase, unos espacios que teníamos que compartir con los críos con lo que, a veces, te tocaba darles clases en aulas de párvulo. No teníamos material propio, ni estructura jurídica. En fin, era una cosa absolutamente periférica. La llegada de la Educación permanente empieza a establecer un tipo de agrupamiento, llamado círculos. Cada uno de los círculos lo formaban tres o cuatro profesores y uno de ellos se responsabilizaba de las tareas propias de la dirección. Ya comenzó a haber una estructura. En el 75 empezaron a llegar pequeñas cantidades económicas para comprar tiza o mantener una máquina de escribir. Con la Logse ya se le dedica un título entero a este nivel educativo, se reconoce que forma parte del sistema educativo.

- ¿Se puede decir que hay un antes y un después de la Logse?
- Sí, creo que sí. Es a partir de la Logse cuando se le empieza a dar valor a la educación de personas adultas.

- ¿Qué función cumple la educación de adultos en la sociedad?
- Una función muy importante. Recrea mejor que cualquier otro nivel lo que hay en la calle. Por ello, aunque aún existe un pequeño porcentaje de personas analfabetas a las que se les da respuesta desde estos centros, también nos hemos ido adaptando a las nuevas demandas formativas y ofrecemos una formación reglada encaminada a la consecución de un título de Educación Secundaria Obligatoria, una capacitación profesional y de reciclaje, la formación para la vida comunitaria y la faceta compensatoria que da respuesta a la demanda de formación de esas minorías étnicas que quieren aprender la lengua española. A grandes rasgos estas son las cuatro facetas que definen el Programa de Educación de Personas Adultas: la formación reglada, la profesional y de reciclaje, la formación para la vida comunitaria y la compensatoria.

- Esta variedad de funciones responden a un cambio de la demanda social de este tipo de enseñanza ¿no?.
- Efectivamente, aquellas clases de alfabetización iniciales que se impartían a finales del siglo XIX y principios del XX en las que se formaban fundamentalmente a los obreros que eran analfabetos, ya no tienen sentido en una sociedad en la que la formación del personal laboral ya ha alcanzado un nivel, aunque aún existe un pequeño porcentaje de personas analfabeta. En una sociedad como la actual, en a que cada vez hay más tiempo libre y mayor esperanza de vida, hay personas mayores que demandan una formación, prueba de ello es el éxito que está teniendo, por ejemplo, la Universidad para mayores o el acceso a la Universidad para mayores de 25 años. Por otra parte, en la sociedad actual hay problemas de incomunicación, tanto entre los adultos como entre los jóvenes, una incomunicación que salvan en nuestros centros. Por ejemplo, hay muchos alumnos que nos llegan de otros centros educativos con un historial de fracaso escolar y aquí se juntan con otros chicos como ellos, lo que hace que muchos vuelvan al sistema educativo.

- ¿Qué diferencia a este nivel educativo de otros?
- Los currículos son adaptados a las personas adultas. El horario en el que se imparten tiene que ser cómodo, en un tiempo restringido porque no puedes dilatar en el tiempo 4 ó 5 años para sacarse un título, y hay que limitar los contenido, ya que lo que enseñas a un niño de 13 ó 14 años no son los apropiados para enseñárselos a una persona de 35 ó 40.

- Hay muchas diferencias entre enseñar a un niño y enseñar a un adulto?.
- Si hay diferencias. No en la pedagogía, que es prácticamente la misma, pero sí en el trato. Además, para enseñar a niños se puede trabajar bien con grupos de 15 ó 20 alumnos, pero en la Educación de Adultos un grupo de 15 es inconcebible. En la enseñanza de los adultos hay que ralentizar el proceso de aprendizaje y tener con ellos un trato exquisito, agradable porque han dado un paso complicado al volver al sistema educativo y hay que animarles muchísimo para que no abandonen.

- ¿Cuál es la tipología del alumnado de estos centros?
- Uno de los grupos más numerosos es el de mujeres con edades comprendidas entre 45 y 60 años, que responden a unos tipos característicos: dejaron la escuela a los 9 ó 10 años, probablemente aprendieron a leer y escribir y unos conocimientos muy rudimentarios, después las sacaban de la escuela y la ponían a trabajar. Estas mujeres cuando llegan a los 40, con los hijos ya fuera de casa, se dan cuenta de sus carencias culturales y muchas optan por aprender en los centros de Educación de Personas Adultas.

- ¿Se matriculan más mujeres que hombres?
- El nivel de alfabetización está dominado por las mujeres –un 98% frente al 2% de hombres-, la presencia de hombre es anecdótico; pero en los cursos de acceso a la universidad para mayores de 25 años o para la obtención del título de ESO los porcentajes se igualan. Incluso hay niveles como el Graduado Escolar, que desapareció en mayo, en el que el porcentaje de chicos es mayor. Si se hace una valoración global del número de alumnos podemos decir que el 60% son mujeres y el 40% hombres.

- Y con respecto a las edades ¿qué dicen las estadísticas?
- En alfabetización las edades medias son altísimas: 65 años. Tenemos alumnos de hasta 94 años. Sin embargo en ESO la edad media es de 18 años y hay que tener en cuenta que hay cursos como el de Acceso a la Universidad y a la Garantía Social en los que hay límites de edad.