La Gaceta (El rincón del alumnado): "La literatura te da una visión de la vida que no te la dan los que hablan por televisión"


Entrevista del alumnado del IES 'Luis Chamizo', de Don Benito, al escritor Francisco Díaz Valladares

"La literatura te da una visión de la vida que no te la dan los que hablan por televisión"

El escritor Francisco Díaz Valladares ha visitado el IES 'Luis Chamizo', de Don Benito, dentro de los encuentros literarios que este centro educativo programa durante el curso. Este escritor ha recibido diferentes premios y reconocimientos por sus libros de narrativa juvenil e infantil y ha tenido una charla con el alumnado de 4º de la ESO

PDF
07/03/2019 | Alexandro Besada, Lydia Gámez, Mercedes García, Yurena Lucas, Ángela Manzanedo,

El encuentro literario tuvo una primera parte en donde el escritor dio una charla a todos los alumnos de 3º, 4º de ESO y 1º de Bachillerato. Frnacisco Díaz Valladares fue desgranando sus experiencias, primero como lector y, más tarde como escritor. Contó su vida de viajero empedernido, los lugares alejados de nuestra cultura en donde ha vivido y un montón de anécdotas que a todos los asistentes cautivaron. Los alumnos interactuaron con él porque así lo demandaba y convirtió el encuentro en uno de los mejores valorados por los estudiantes del instituto, debido a la cercanía y la simpatía que derrochó en todo momento

El escritor Francisco Día Valladares comparte mesa camilla con varios alumnos del IES 'Luis Chamizo'. (Cedida)

Sus novelas son de temas muy diversos. Las de aventuras, ambientadas en parajes exóticos; las de acción e intriga, con argumentos complicados y de suspense; las realistas, con situaciones que condicionan la vida del ser humano, con tramas que se mueven entre las nuevas tecnologías o el tráfico de armas, y las novelas muy comprometidas, con temas sociales como la inmigración, en donde las líneas argumentales mezclan la superación personal y el valor de la amistad, con la alabanza a culturas ancestrales. A este último grupo pertenece 'La hija del tuareg', que ha sido la obra que se han leído los alumnos del IES 'Luis Chamizo'.

Al final de la charla, el escritor firmó los libros que el alumnado alumnado del centro, ilusionado, le demandó al autor.

Pregunta.- Hemos observado que le gusta viajar y también escribir. ¿Cómo y cuándo decide mezclar las dos aficiones?

Respuesta.- En la vida hay dos grupos de personas: unas que ven pasar la vida y otras son las que se involucran en el mundo. Yo pertenezco al segundo grupo, porque viajo desde que tenía más o menos vuestra edad y me gusta navegar, hacer submarinismo, caminar, conocer gente, leer, pintar, hablar con mi perro, etc. Todo esto hace que se cargue mi mochila virtual y un día, que pasé una dura de travesía por el mar, decidí plasmar mis experiencias y poner negro sobre blanco.

P.- ¿Empezó a publicar sus obras desde muy joven? ¿Algún consejo para los que les gusta escribir?

R.- No empecé a escribir joven, pero sí tengo un consejo para los que quieran escribir: que escriban para ellos, que no escriban nunca pensando que lo va a leer otra persona porque, al principio, cuando uno redacta bien está escribiendo mal. No hay que ser correcto escribiendo, porque la escritura tiene que fluir para el disfrute propio sin pensar en tener que gustar al posible lector. Lo principal, para empezar, es ser tú mismo sin tener que demostrar nada a nadie.

P.- Además de literatura juvenil ¿ha escrito literatura para adultos? ¿Cree que es correcto clasificar la literatura por edades?

R.- No es correcto diferenciar la literatura por edades. La literatura es literatura. Sí que hay temas que interesan más según la edad del lector, pero todos los libros se dirigen a cualquier receptor porque uno tiene que leer lo que le guste.

P.- ¿Todos sus libros son de temas realistas o también escribe otro tipo de historias? ¿Podría recomendarnos alguno de sus libros?

R.- Recomendar mis libros es facilísimo, os puedo recomendar todos mis libros, el premio del año pasado 'Tras la sombra del brujo' o 'El secreto de Pulau Karang' o 'A orillas del mal' que, para escribirla, me metí con la guardia civil y estuve persiguiendo narcotraficantes por el Estrecho, porque con lo que yo más disfruto de la escritura es con la documentación. Uno, para escribir, tiene que llenarse de experiencias. Pero también os recomiendo que diversifiquéis vuestras lecturas. No conviene leer solo un autor porque eso impide que tengas un pensamiento propio. Lo fundamental es que os hagáis lectores, que la lectura sea un camino que tengáis que recorrer y no una valla, que abras una página y quieras seguir abriendo otra. Eso es empezar a ser lector.

P.- En 'La hija del tuareg' aparecen temas como la inmigración, el racismo, las diferencias entre el primer y tercer mundo. ¿Piensa que los libros ayudan a cambiar el mundo?

R.- Indudablemente, pero los primeros que debemos cambiar somos nosotros. Tenemos que convertirnos en individualidades capaces de pensar por nosotros mismos, tener criterio y para eso hay que leer. Hay que salirse del entorno para ver las situaciones con perspectiva. Desde luego, la literatura te da una visión de la vida que no te la dan los que hablan por televisión.

P.- ¿Sabe si han leído este libro los adolescentes de la zona de Almería en donde ocurre la acción? Si es así ¿qué efecto causó en ellos esta historia?

R.- Sé que lo han leído, pero no sé el efecto que ha causado. En Almería y, en toda la parte de Andalucía, la inmigración es patente. Yo tengo una casa en Campo de Gibraltar y una vez, que estuve embarcado con la guardia civil persiguiendo a narcotraficantes, nos encontramos una patera a la deriva. Ver en vivo y en directo esas manitas pidiendo ayuda te enseña muy bien lo que es la inmigración.

P.- ¿De dónde le surge la idea de poner las sentencias iniciales que dan paso a cada capítulo? En el caso de los proverbios tuaregs ¿son reales, se conserva literatura escrita de este pueblo?

R.- Sí muchísima, los tuaregs son un gran pueblo. La intención de poner esa cita antes de empezar cada capítulo es para que te detengas un momento porque vamos demasiado deprisa. Hay que pararse, porque lo único que tenemos en esta vida es tiempo. Esas citas te permiten recapacitar, reflexionar, tener unos instantes de estar con uno mismo.

P.- Esta novela combina la plasticidad de los paisajes con la acción trepidante ¿le gustaría que pudiera llevarse al cine o la televisión?

R.- Me da igual. Para mí lo importante es este momento, que la hayáis leído y hayáis disfrutado con ella y sobre todo dar un empujoncito para que os convirtáis en lectores. Cuando uno llega a ser lector lo que consigue es encontrarse delante de uno mismo. Un día abriréis un libro y encontraréis un personaje con el que os identificaréis. Los personajes ayudan a que nos reafirmemos en nuestra propia vida.

P.- Todos los detalles pormenorizados de la cultura tuareg que aparecen en el libro ¿se deben a un trabajo de investigación o los ha vivido usted en primera persona?

R.- Yo he vivido mucho con el beduino. El beduino y el tuareg son señores del desierto y yo he tenido la suerte de vivir cinco años en Jordania y eso me permitió acercarme a esos pueblos, además me he documentado.

P.- ¿Considera que la novela tiene un final feliz y cerrado o por el contrario deja el final abierto no contando exactamente qué fue de Yunan (padre), su madre, Aisha (hermana), Adaya y su padre, etc?

R.- Las novelas, como la vida, no tienen final. Yo siempre dejo la novela abierta porque es el lector en su cabeza el que tiene que cerrar esa historia y cada uno pondrá un final distinto. Yo, en mi caso, cuando escribía la obra veía a Yunan vagando por el desierto y siendo un hombre libre por aquellos mundos y a la madre, metida en El Cairo. Pero lo bonito es que la novela viva en el lector y sea él quien la concluya. Yo suelo ser muy drástico y, en mis libros, llevaría a los personajes por muy mal camino. Por eso es mejor dejar que cada uno le dé su final.

P.- Las frases finales del libro las dedica a la valoración de la sangre imushaq que quiere decir “libres y nobles” ¿Considera que las sociedades actuales están perdiendo la libertad, la nobleza y los valores en general?

R.- Totalmente. Han llegado a conseguir que agachemos la cabeza, que nos metamos en el móvil, ¡qué demonios es el móvil! Estamos acabando con los valores reales. Fijaos, si nosotros ahora no mantuviésemos esta conversación, seguramente, habría dos o tres que estarían con el móvil. No deberíamos abandonar los valores y vosotros tenéis la solución a este problema. Hay que salirse del grupo y no dejarse llevar por donde quieran otros.

P.- ¿Cuánto tiempo le dedica a la escritura diariamente? ¿Tiene un horario especial? ¿Algún lugar favorito?

R.- Normalmente me voy a escribir a Matalascañas. En un lugar que estoy solo con las gaviotas. Me levanto muy temprano y escribo hasta las once. Después, durante el día, la novela permanece en tu cabeza, el personaje sigue hablando contigo y continúo leyendo cosas y anotando. Llevo siempre un magnetofón para grabar cualquier idea y una libretilla para apuntar lo que se me ocurre por la noche.

P.- Nos despedimos agradeciéndole su presencia. 'La hija del tuareg' nos ha hecho viajar por una cultura fascinante y nos ha hecho reflexionar que hay otras realidades sin videojuegos, sin móviles, en definitiva, sin ese consumismo desaforado en el que estamos inmersos. El libro nos ha gustado porque es una novela de aventuras con una protagonista adolescente todo ello mezclado con un toque de romanticismo.

Para cerrar la entrevista recordamos el proverbio tuareg que inicia el capítulo número uno: “Si lo que vas a decir no es más hermoso que el silencio, no lo digas”. En este mundo que llenamos de ruidos, siempre es de agradecer la calma que nos ha proporcionado lo aprendido en 'La hija del tuareg'. Nos queda la esperanza de que la cultura, el arte y la literatura nos ayuden a hacernos mejores. Muchas gracias.

R.-Muchas gracias a vosotros. Si yo he conseguido algo de lo que tú has dicho, te aseguro que me voy muy satisfecho, ¡no os podéis imaginar cómo!. Muchas gracias a vosotros.

Hasta aquí la entrevista. Francisco Díaz Valladares demostró su carisma y fue un perfecto conversador. Nuestros alumnos disfrutaron mucho de su presencia y de su manera de conectar con ellos. Su cercanía y sus experiencias vitales nos entusiasmaron. Nos recordó al señor Keating, profesor de literatura en la película  'El club de los poetas muertos', por su manera de aconsejar a los alumnos una forma de vida con los valores que de verdad importan.

Le agradecemos su cordialidad y su manera de enfocar este encuentro. Felicitamos al alumnado que participó en la actividad y, especialmente, a los chicos de 4º ESO que protagonizaron la entrevista, por su comportamiento y por su implicación. Agradecemos a todos los compañeros la colaboración en estos proyectos de animación a la lectura y nos despedimos con el comentario final que hizo el escritor de nuestro alumnado: “¡Chicos, sois geniales!”, palabras que suscribo.

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho” Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes.

 

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es