La Gaceta (Entrevistas): "Para los alumnos las ventajas son muchas, su empleabilidad mejora, se incorporan al mercado laboral con más formación práctica en contexto productivo real"


Entrevista a Ana Gil de Bernardi, prospectora de empresa de la FP Dual

"Para los alumnos las ventajas son muchas, su empleabilidad mejora, se incorporan al mercado laboral con más formación práctica en contexto productivo real"

El papel de Ana Gil de Barnardi, prospectora de empresa de la FP Dual, es promover, dar apoyo técnico y divulgar la Formación Profesional Dual, además, otra de sus principales funciones es contactar con las empresas, es decir, hacer de puente entre las empresas y los centros educativos

PDF
02/10/2019 | Maite Vega

Es profesora de Formación y Orientación Laboral en el IES Sáenz de Buruaga, de Mérida, y coordinadora de Formación Profesional Dual en el Ciclo Formativo de Grado Superior de Prevención de Riesgos Profesionales desde el año 2012. Además, es también docente en la sección bilingüe de este Ciclo Formativo  y ha sido Asesora Técnico Docente en la Dirección General de Personal Docente de la Consejería de Educación y Empleo

Ana Gil. (Cedida)

Pregunta.- La figura de los prospectores de empresa de la FP Dual se va a implantar totalmente este curso escolar; se trata de una figura nueva, pionera a nivel nacional pero ¿en qué consiste, cuál es su función?

Respuesta.- La función es promover, dar apoyo técnico y divulgar la Formación Profesional Dual, de manera que ningún centro que tenga interés en dualizar algún ciclo formativo de Formación Profesional se quede sin hacerlo por falta de apoyo, información, asesoramiento, etc. Esto incluye informar a los centros sobre qué es la dual y todas las posibles opciones de implantación. He encontrado que hay mucha falta de conocimiento al respecto. Por ejemplo, informamos sobre si hay que dualizar todos los módulos del ciclo o solo algunos, si tiene que implicar al grupo entero de alumnos o puede hacerse con algunos alumnos del grupo, cómo realizar el proceso de selección del alumnado participante, número de horas mínimo que se tienen que dualizar, cómo fijar los periodos de alternancia, empresas con las que dualizar, elaboración de los programas formativos, etc. Cada ciclo formativo tiene una estructura modular distinta, con una carga horaria por módulo distinta y una distribución teorico-práctica distinta, que se distribuye entre los cursos de primero y segundo de manera diferente, todo ello hace que el estudio de cada situación sea nueva para el prospector, hay que darle muchas vueltas y reunirse y coordinarse hasta que encaja el puzzle.

Además, entre las funciones también está contactar con las empresas, hacer de puente entre las empresas y los centros educativos, ayudar tanto en el contacto como en la cumplimentación de la documentación para presentar el proyecto, incluso ayudar a marcar la agenda para ir avanzando en el proceso de elaboración y colaboración.

También tenemos reuniones con los demás prospectores para coordinarnos, recibir información y compartir dificultades.    

P.- Esta figura está orientada a mejorar el contacto entre el sector productivo y los centros educativos, ¿de qué manera?

R.- A veces son las empresas las que tienen la iniciativa y hacen una propuesta de formación dual a un centro concreto, otras veces lo hacen a través de la Dirección General de Formación Profesional y Formación para el Empleo y desde ahí, a través del prospector de la zona, contactamos con diferentes posibles centros para intentar dualizar.

También se da en la otra dirección, hay iniciativas que parten del centro educativo y, en ese caso, vemos con qué empresas puede ser adecuado dualizar; normalmente si ya vienen colaborando en la Formación en Centros de Trabajo es más fácil, porque ya se conocen.  

Es importante conocer las instalaciones de la empresa, si van a disponer de un tutor adecuado, también analizar las posibilidades de inserción laboral y, sobre todo, si tienen el compromiso de colaborar en la formación de los alumnos. En definitiva, comprobar que la formación práctica en la empresa va a ser un plus en el proceso de enseñanza aprendizaje.

Es importante comprobar que la formación práctica en la empresa va a ser un plus en el proceso de enseñanza aprendizaje

P.- Estos profesionales que, con usted son 8 y se reparten en ocho zonas de la región, ¿la suya cuál es? ¿Cómo enfoca el trabajo ahí?

R.- Me corresponde la zona de Mérida que abarca localidades cercanas como Almendralejo, Villafranca de los Barros, Hornachos, o Montijo, entre otros.

El curso pasado he tenido tanto trabajo con los proyectos de nuevos ciclos que querían implantar la modalidad dual que no he tenido tiempo material para contactar con todos los centros de la zona para informar y divulgar.

En mi zona han salido adelante tres proyectos, en el ciclo de Dirección de Cocina de la Escuela Superior de Hostelería y Agroturismo de Extremadura, el de Laboratorio Clínico Biomédico del IES Sáenz de Buruaga y el Automoción del IES Emérita Augusta, todos ellos en Mérida. 

P.- ¿De qué manera orientará a los titulados de FP, qué va a tener más en cuenta?

R.- Por un lado, les hacemos ver que existe la opción de seguir formándose, ya sea en el nivel universitario, complementando su formación con otras enseñanzas de FP, superiores o no, o con cursos específicos que mejoran o especializan su formación (Formación no reglada).

Por otro, transmitimos la idea de que navegar por el mercado laboral, puede ser algo largo, cambiante, se entra y se sale y que hay que estar bien preparado para sortear los obstáculos con éxito.

Orientarles también, es darles el apoyo para saber buscar, saber posicionarse para ser encontrado, seguir un proceso de búsqueda ordenado que ayude a conseguir el objetivo: encontrar el trabajo que desean.

Además, incluye transmitir que aunque tengan el título siempre pueden mejorar las softskill, (habilidades en comunicación, proactividad, etc.)  que deben tener un buen currículum adaptado a cada ocasión, saber estar en una entrevista de trabajo del tipo que sea y, sobre todo, mantener en todo este proceso, que no es fácil, una actitud positiva al tiempo que realista, es decir, ser consciente de sí mismos, de lo que tienen que ofrecer a las empresas y darle su valor. 

La prospectora de empresa en el centro educativo donde imparte clase. (Cedida)

P.- ¿Qué demandas en general detecta en las empresas de la zona?

R.- Por mi experiencia las empresas comentan que la formación de los alumnos que les llegan es adecuada para empezar con ellos, la formación se ajusta al perfil del puesto. A veces, lo que hay que mejorar son las habilidades socioprofesionales, más soltura en la interacción, adaptación al grupo y al trabajo con más rapidez, superar timidez, etc.

Por otra parte, algunas empresas preferirían recibir a los alumnos en períodos de tiempo diferentes a los planificados, pero estamos condicionados por el calendario escolar. Aunque esto ya se está resolviendo en algunos casos concretos con más flexibilidad. 

P.- En los últimos 10 años la matriculación en FP se ha incrementado un 70%, y desde la Consejería de Educación y Empleo se va a seguir haciendo un esfuerzo por que un mayor número de empresas sean capaces de conocerla. Según su experiencia, ¿qué grado de conocimiento tienen las empresas acerca de la FP?

R.- Yo creo que empresas con puestos de trabajo que requieren el perfil de técnicos de FP sí la conocen. Y hay muchas empresas en la zona que tradicionalmente vienen colaborando con la Formación en Centros de Trabajo (FCT). La formación en modalidad dual se conoce menos, se oye hablar en general, pero no se conoce tanto que en Extremadura está implantada, o en qué ciclos formativos se da o en qué centros se imparten. 

P.- ¿Cuáles serían las principales oportunidades y dificultades de la FP Dual? 

R.- Una de las oportunidades, directamente relacionada con la alternancia del alumno entre el instituto y la empresa es que la formación de los alumnos se adapta a la realidad de la empresa, su manera de funcionar, las peculiaridades de su proceso productivo, su maquinaria, sus equipos, ect. Es un plus específico en su formación. Además, estos alumnos se convierten en una especie de cantera para la empresa que tienen más fácil contratar trabajadores 'hechos a su mano' y que se integrarán fácil y rápidamente en la organización. 

Para los alumnos las ventajas son muchas, su empleabilidad mejora, se incorporan al mercado laboral con más formación práctica en contexto productivo real, conocen mejor la integración en un equipo de trabajo, han sabido adaptarse a los horarios de trabajo, en definitiva, llegan con más experiencia.

Otra cuestión que vengo observando es que, en general, el proceso de madurez se acelera, se hacen más responsables.

En la modalidad no dual el alumno se incorpora a las prácticas en la empresa a finales del segundo curso, en la modalidad dual el alumno ya en el primer curso se incorpora de manera intermitente a la empresa y, esto, creo que le da otra dimensión al proceso de aprendizaje, mejora la comprensión, el para qué de todo lo que se hace en clase. El alumno después de pasar por la empresa está de otra manera en clase, está mucho más motivado

Entre las dificultades podemos encontrar docentes reacios a colaborar en la implantación de la modalidad dual, bien porque les parece una complicación el cambio, o por tener que preparar los programas formativos y la documentación. 

A veces, en los grupos mixtos donde no todos los alumnos del grupo participan en la modalidad dual, encajar la distribución de módulos y hacer los horarios puede ser complicado.

* La modalidad de FP Dual está cofinanciada por el Fondo Social Europeo a través del Ministerio de Educación y Formación Profesional.

 

 

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es