La Gaceta (Entrevistas): "Siempre me han gustado los cortometrajes que hablen de compromiso social y de denuncia"


ENTREVISTA A ALBERTO MOLINA JIMÉNEZ, PROFESOR EN EL IES TAMUJAL, DE ARROYO DE SAN SERVÁN

"Siempre me han gustado los cortometrajes que hablen de compromiso social y de denuncia"

Alberto Molina Jiménez, profesor de Tecnología en el IES Tamujal, de Arroyo de San Serván, está al frente del proyecto ganador en el 7th International Youth Film Festival 'Plasencia Encorto', que está organizado por la Consejería de Educación y Empleo, la Filmoteca de Extremadura, el Ayuntamiento de Plasencia y la Asociación cultural 24 Fotogramas

PDF
02/10/2020 | Maite Vega

Este licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada se alegra, sobre todo por sus alumnos, de haber sonseguido este galardón, pues asegura que han hecho un buen trabajo en una actividad que tiene como objetivo promover y estimular la creatividad a través de la producción de trabajos audiovisuales.

Alberto Molina. (Cedida)

Pregunta.- ¿Cómo se siente al ser la primera vez en siete años que el certamen le otorga el primer premio a un corto realizado por un instituto extremeño?

Respuesta.- En su momento, cuando el cortometraje fue seleccionado por el certamen, les comenté a mis alumnos que para mí el premio era ese, aquello fue un triunfo en sí mismo y un reconocimiento a nuestro trabajo. Saber que se nos ha otorgado el primer premio ha sido indescriptible pero, sobre todo, me alegro mucho por mis alumnos, pues hicieron un gran trabajo. Eso sí, me apena que no hayan podido disfrutar de los talleres y de la gala del festival, pero la situación es la que es.

Que seamos el primer instituto extremeño en lograr el primer premio tras siete ediciones es un orgullo, no en vano se trata de un festival internacional en el que participan muchos centros.

P.- ¿Cómo se presenta un trabajo a este certamen, cómo se gesta la idea? ¿Ha sido la primera vez que se han presentado?

R.- Sí, ha sido la primera vez nos presentamos al festival y espero hacerlo en próximas ediciones.

Ciertamente, cuando nos planteamos realizar este cortometraje no teníamos como objetivo presentarlo a un festival, la idea surgió después. En mi opinión, el corto y otras muchas cosas que se hicieron en el IES Tamujal durante muchos años son consecuencia de una línea de trabajo de un grupo de profesores que entendemos que la educación es un proceso transversal, en el que las actividades relacionadas con las artes poseen un tremendo potencial. En aquellos momentos, en el instituto se desarrollaban una serie de proyectos que propiciaban el caldo de cultivo perfecto para fomentar la creatividad de profesores y alumnos. Entre ellos, destacaban el grupo de música, el grupo de teatro,  la radio y un incipiente proyecto de escuela de cine en el que uno de sus frutos fue el cortometraje 'No es amor'.

P.- ¿Por qué escogieron la temática sobre la violencia machista?

"En mi opinión, el cortometraje es un transmisor de ideas y emociones de primer orden, capaz de llegar al espectador como pocos y, por su duración, es ideal para trabajar, por ejemplo, en una tutoría"

R.- Siempre me han gustado los cortometrajes que hablen de compromiso social y de denuncia, fundamentalmente por su valor educativo.  En mi opinión, el cortometraje es un transmisor de ideas y emociones de primer orden, capaz de llegar al espectador como pocos y, por su duración, es ideal para trabajar, por ejemplo, en una tutoría. Por eso, nos propusimos crear un producto audiovisual que tratase algunos de los conflictos sociales de actualidad en la adolescencia y que pudiese utilizarse como herramienta educativa.

Fueron las vivencias que contaron algunos de los alumnos del grupo, durante el proceso de lluvia de ideas, las que hicieron que nos decantásemos por la violencia de género en la adolescencia.

P.- ¿Quiénes han participado en el trabajo?

R.- En la elaboración del cortometraje participaron principalmente nuestros protagonistas, los alumnos de 2º de Bachillerato. También contamos con profesores de diversos departamentos, apoyando en la dirección artística, en la elaboración e interpretación de la banda sonora del cortometraje y en el subtitulado al inglés. Y el personal no docente también colaboró con nosotros en la confección del telón negro que necesitábamos para nuestro fondo. Como comentaba anteriormente, en el IES Tamujal siempre hay gente dispuesta a colaborar disfrutando siempre de lo que hace.

El profesor con su cámarra de grabación. (Cedida)

P.- ¿Cuál y cómo ha sido el proceso de realización del trabajo y la grabación del mismo?

R.- Mi planteamiento como director del proyecto fue intentar dar todo el protagonismo posible a los alumnos. De esta manera, aprovechaba todo el potencial formativo que ofrece la elaboración de un corto, pues no solo permite desarrollar contenidos relacionados con la técnica y la narrativa audiovisual, sino que en su elaboración se pueden trabajar aspectos tan importantes para la vida como el trabajo en equipo, la escucha y la negociación.

La búsqueda de la temática, el proceso de documentación, el decidir qué contar y el cómo contarlo fue fruto de un  trabajo en equipo que concluía siempre con una puesta en común y una toma de decisiones consensuada. Este fue el proceso más largo, pero a su vez el más gratificante, pues conseguimos hablar con naturalidad de numerosos conflictos propios de la adolescencia, algunos de ellos contados en primera persona.

El objetivo tras esta primera fase era claro: hablar de la violencia de género en las primeras relaciones de pareja. Queríamos mostrar cómo la violencia de género comienza con sutiles comportamientos que constituyen maltrato, pero que la adolescencia no los identifica como tales. Necesitábamos poner sobre la mesa los riesgos del dominio, el control y los celos convertidos en mitos del amor romántico.

¿Cómo contar la historia? Decidimos huir del esquema tradicional en el que la violencia física es evidente y explorar una idea con mayor carga psicológica y simbólica. Escribimos diálogos de pareja que desprendiesen esos patrones de comportamiento de maltrato  y los grabamos con una iluminación en clave baja, con los personajes mirando a cámara y situando siempre al maltratador tras la víctima. Con este esquema, queríamos provocar en el espectador el agobio creciente ante la situación. 

Decidimos quiénes serían los actores, empezaron los ensayos y encontramos la localización para el rodaje.

El día de la grabación, cada alumno tenía designado una función, fue un momento muy bonito. Recuerdo que, sin darnos cuenta, creamos un clima tan especial y nos metimos tanto en la historia que, al terminar el rodaje, sentimos una gran necesidad de salir fuera y respirar.

"Queríamos mostrar como la violencia de género comienza con sutiles comportamientos que constituyen maltrato, pero que la adolescencia no los identifica como tales"

P.- ¿Qué ha supuesto para usted ser el director del corto premiado?

R.- Para mí, el premio es un respaldo al trabajo realizado y, por supuesto, me reafirma en la idea de que el trabajo colaborativo entre el profesorado y el alumnado es uno de los pilares en los que se debe basar la educación. Así que, siempre que las condiciones lo permitan, me embarcaré en más proyectos como este.

P.- ¿Con qué dificultades se han encontrado a la hora de llevarlo a cabo?

R.- La principal dificultad fue obtener un buen sonido de las voces. Considero que el sonido en la producción audiovisual tiene tanta o más importancia que la imagen y, en el caso de nuestro cortometraje, con una propuesta tan minimalista, el sonido era fundamental para que el espectador se metiera de lleno en la historia. Fue en este momento cuando fuimos conscientes de que el silencio no existe en un instituto... Descartamos tomas muy buenas porque el audio estaba muy sucio.

Otras dificultades fueron los imprevistos, que en un centro educativo están a la orden del día y que aportaban una buena dosis de incertidumbre a cualquier planificación. Era lo que bautizamos jocosamente como el 'Principio de Incertidumbre de Arroyo de San Serván'.

Pero, bueno, al fin y al cabo, superar dificultades es lo que te hace crecer.

P.- Y, por el contrario, ¿cuáles han sido las satisfacciones?

R.- Fundamentalmente ver el grado de implicación del alumnado en el proyecto y la ilusión que le pusieron en todo momento. Para nosotros, también fue muy satisfactorio el caluroso aplauso que recibimos en casa, nuestro claustro de profesores en el estreno que organizamos en nuestro instituto. Fue en ese momento cuando surgió la idea de presentarlo al International Youth Film Festival de Plasencia.

Los dos alumnos actores que interpretan el papel de pareja en el cortometraje. (Cedida)

P.- ¿Cómo se ha implicado el alumnado participante?

R.- El alumnado que se ha implicado en el cortometraje era muy participativo y me resultó sencillo motivarlos. La motivación se disparó tras el primer ensayo con los actores, en ese instante todos percibimos la fuerza que tenía la idea.

P.- Y, a partir de ahora, ¿qué ocurre, después del premio? ¿Habrá algún alumno o alumna que se quiera dedicar a este mundo?

R.- Bueno, por mi parte seguiré ganándome la vida como docente… Aprovecharé lo aprendido para impulsar proyectos parecidos en mi nuevo centro, el IES San Fernando de Badajoz y ¿quién sabe?,  igual volvemos a vernos por aquí… En cuanto a los alumnos, cualidades tienen para intentar dedicarse a este mundo, aunque han enfocado sus carreras universitarias hacia otras profesiones. La semilla está plantada, nunca se sabe.

P.- Por cierto, los dos actores están muy bien en sus respectivos papeles ¿cómo se los han preparado?

R.- Dedicamos un tiempo a estudiar el perfil psicológico del maltratador y de la víctima para analizar su forma de actuar y así poder interpretarlos mejor.

Los actores trabajaron mucho las emociones para poder escenificar sus papeles el día del rodaje.

P.- ¿Qué consejos les puede dar a otros centros que quieran participar en las siguientes ediciones?

R.- Sobre todo que, si en un centro existe la ilusión de realizar un cortometraje con los alumnos, ya es motivo suficiente como para intentarlo.

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50
lagaceta@edu.juntaex.es