La Gaceta (Artículos): El CqAE, la brújula que guía al IES Albalat


El CqAE, la brújula que guía al IES Albalat

En este instituto moralo "ya no entendemos la profesion docente sin la reflexión sobre nuestras competencias profesionales a la que nos obliga el Programa 'Centros que aprenden enseñando' (CqAE)"

PDF
10/11/2021 | Carolina Molina Fernández. Dra. del IES Albalat, de Navalmoral de la Mata

'Centros que aprenden enseñando' (CqAE) es la propuesta que hace la Dirección General de Innovación e Inclusión Educativa con una idea clara: si los docentes reflexionan sobre sus competencias profesionales, si son capaces de realizar un mapa con las fortalezas y debilidades que los claustros tienen como grupo, la profesión docente mejorará, y por ende las prácticas educativas, es la conclusión a la que llega el IES Albalat de Navalmoral de la Mata

Carolina Molina. (Cedida)

Cuando alguien nos pregunta qué ha significado CqAE para el IES Albalat, la respuesta que solemos dar es corta y concisa: una brújula. Fue una brújula el primer año, y seguirá guiándonos este curso, porque en nuestro centro ya no entendemos la profesión docente sin la reflexión a la que obliga este programa.

Para quien aún no lo conozca, diremos que 'Centros que Aprenden Enseñando' es la propuesta que hace la Dirección General de Innovación e Inclusión Educativa con una idea clara: si los docentes reflexionan sobre sus competencias profesionales, si son capaces de realizar un mapa con las fortalezas y debilidades que los claustros tienen como grupo, la profesión docente mejorará y, por ende, las prácticas educativas. Así de sencillo, y de grandioso.

'Centros que Aprenden Enseñando' llegó en el momento justo al IES Albalat, en el instante en que un nuevo equipo directivo está rediseñando las líneas de acción. Decidimos embarcarnos en CqAE, porque entonces entendimos que si alguien nos ayuda a pensar, nos marca los tiempos y la metodología de ese análisis, seguramente seremos capaces de hacerlo mejor. También, desde el comienzo, tuvimos claro que para poder trabajar en el programa, debíamos llevar CqAE al centro de operaciones del instituto a nuestra Comisión de Coordinación Pedagógica. Esta labor puede hacerla un grupo de profesores aislados, pero nuestra decisión fue implicar a todo el centro utilizando la propia estructura orgánica de nuestros centros educativos, transmitir la información en cascada y actuar a través de los departamentos o equipos de nivel.

Tras el primer curso, en el que realizamos un informe autovalorativo que supone una fotografía clara y realista de las competencias profesionales individuales y de las que tenemos como institución en nuestro centro, además de iniciarnos en la gestión del conocimiento profesional, comenzamos a percibir que para poder realmente ser provechosos en nuestra labor hay que fomentar la cultura de la colegialidad, algo que está en el propio ADN del programa.

Después de la reflexión del primer curso iniciamos, entre todos, el trabajo del diseño de nuestra 'Espiral de mejora', de un plan en el que cada objetivo, cada línea de actuación, se corresponde a un aspecto sobre el que hay que profundizar. Más allá de propuestas que haya pensado la dirección de un centro, de ideas inconexas, este documento recogió un análisis de nuestro estado y responde a una necesidad real. Es la medicina que necesitábamos para intentar corregir aquello que no estábamos haciendo bien. Y es una 'espiral' porque no hay nada obligado en nuestro plan, podemos ir marcha atrás si es necesario, y así lo hacemos si vemos que alguna de nuestras acciones no funciona.

Alumnado y profesorado durante una mentorización. (Cedida)

Y ahí estamos, en el punto en que ya vemos los frutos de nuestro trabajo, en el cuarto año de CqAE, en el que debemos evaluar nuestro trabajo con distintos indicadores. Y aunque se cruzó la pandemia y tuvimos que reducir las metas que nos habíamos planteado, lo cierto es que el curso pasado desarrollamos cuatro de las grandes líneas y con ellas (y con otras) seguiremos en nuestro cuarto curso de CqAE. Así, muchas de las señas de identidad del instituto (Docencia Compartida, Semanas de Proyectos, Mentorización…) han surgido de la reflexión conjunta y de la necesidad de mejorar a la que nos abocó CqAE.

Quiero destacar especialmente la concepción pedagógica que tiene este proyecto. No es un programa cualquiera, obliga a un ejercicio de metacognición, a reflexionar sobre los propios procesos educativos, a tomar decisiones que tienen un porqué y además a hacerlo de forma colegiada. Porque, quizá, para nosotros lo más importante ha sido que CqAE nos ha permitido darnos cuenta de la trascendencia que tiene para un centro educativo (sea del tamaño que sea) crear cultura de centro.

Nuestros colegios y nuestros institutos están llenos de docentes brillantes, pero que no conjugan el verbo 'compartir'. Si el magisterio de uno mismo no sale de las cuatro paredes del aula la proyección será nimia. Si trabajamos colegiadamente, si hacemos partícipes a los demás de nuestros saberes, si aprendemos con los otros, los beneficios pedagógicos y la satisfacción personal se multiplican. En CqAE no hay profesores estrella, hay equipos humanos convencidos de que juntos sumamos más.

Y como la cosa va de grupos humanos que buscan una mejora de la educación, no quiero terminar esta pequeña reflexión sin dejar de mencionar al otro equipo, al que está detrás siempre y el que es imprescindible para los centros CqAE: el equipo de 'abejitas' que conforman los asesores técnicos docentes del Servicio de Innovación y de los CPRs de las distintas demarcaciones que están ahí para ayudar, escuchar, aconsejar y animar. Cuando un centro entra en CqAE, comienza a percibir el sentido de formar parte de una colmena en la que se hace efectiva una etimología tan bonita como la del vocablo colegio, elegir para trabajar juntos.

 

Fotogalería

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50
lagaceta@edu.juntaex.es
ISSN 2792-6966