La Gaceta (Entrevistas): "Hay que establecer unas pautas o un nuevo contrato social sobre la educación en la que se identifiquen las necesidades y el papel del profesor"


ENTREVISTA A ISIDRO MONTES CORTÉS, PROFESOR DE FP EN EL IES ÁGORA, DE CÁCERES

"Hay que establecer unas pautas o un nuevo contrato social sobre la educación en la que se identifiquen las necesidades y el papel del profesor"

Siempre inquieto, ha impartido formación a sus compañeros relativa a procesos de innovación, como la introducción de nuevas metodologías o de programas o aplicaciones para su uso en el aula. En el 2018 crearon el Grupo de Trabajo 'Taller de emprendimiento', formado por más de 40 maestros y profesores con el que pretenden trabajar la competencia clave 'Sentido de la Iniciativa y Espíritu Emprendedor' para descubrir a sus alumnos su potencial emprendedor

PDF
10/02/2021 | Maite Vega

Isidro Montés Cortés es profesor técnico de Formación Profesional de la especialidad de Procesos de Gestión Administrativa en la familia de Administración y Empresa, desde 2002. Proviene de la empresa privada y, con una formación en administración de empresas y economía, siempre ha intentado que su alumnado reciba la formación que necesita para desarrollarse y que le permita acceder al mercado laboral en las mejores condiciones posibles. Desde el curso 2003-2004 ha estado desarrollando el programa 'SIMULEX', de la Consejería de Educación y Empleo, basado en la metodología activa de simulación con el que trabajan con empresas simuladas de su centro y de otros centros educativos

Isidro Montes. (Cedida)

Pregunta.- La sociedad está cambiando día a día a una velocidad vertiginosa y, con ello, nuestras profesiones. En el caso del profesor ocurre lo mismo, ¿cuál será su papel en el futuro?

Respuesta.- Como bien dices ha cambiado y lleva cambiando bastante tiempo; con este tipo de situaciones esa percepción del cambio se acelera. Está claro que la educación y el profesor cumplen una función en la sociedad y si queremos que sigan cumpliendo esa función y esta misma sea relevante tendrá que cambiar. Esto no quiere decir que lo anterior no valga, al contrario, hay que unir lo antiguo con lo nuevo y será todavia más enriquecedor. En este sentido, junto con mis compañeros, somos cada vez más conscientes de que hay que cambiar y establecer una pautas o un nuevo contrato social sobre la educación en la que se identifiquen las necesidades y el papel del profesor.

P.- En un mundo donde la información está accesible y al alcance de todos , ¿seguiremos necesitando profesores? ¿Cómo será la figura profesional de este?

R.- Al contrario, los profesores serán cada vez más necesarios, como bien dices la información está accesible y tal vez el problema ahora es que hay demasiada información, por lo tanto, uno de los papeles o funciones de los profesores será el inculcar espíritu crítico al alumno, de hecho, es uno de los papeles fundamentales actual y de siempre: saber buscar las fuentes de información, cuáles son fiables y cuales no, discernir entre ellas, lo que es algo objetivo de lo que es una opinión, etc. Por otra parte, como reseñabamos al principio, es un momento de especial incertidumbre y algunos expertos lo nombran ya como un cambio de era, de una era homocentrista a una era en que lo virtual será una pieza fundamental y, de hecho, Juan Carlos Casco lo denomina 'Virtuoceno'. Con este panorama, el profesor será cada vez más importante, como guía para esta incertidumbre y para enseñar a 'surfear' en la ola del cambio a sus alumnos.

P.- La 'educación tradicional', como se ha entendido siempre, ¿cómo se irá adaptando a los nuevos cambios?

R.- Antes de contestarte lo que llamamos Educación tradicional es también un caleidoscopio, no es algo monolítico. Está claro que tiene que cambiar, no hay consonancia perfecta entre lo que demanda la sociedad y los retos a los que nos enfrentamos, tecnológicos, sociales, cambio climático, etc. Pero en la educación, sobretodo en el profesorado y en los centros, se está haciendo desde siempre un trabajo en ofrecer la mejor educación al alumno, pero yo creo que para afrontar los retos que tenemos en este momento esta educación tradicional tiene que dar un salto y adaptarse a ese cambio, si no, como en cualquier proceso evolutivo, estará condenada a desaparecer. Pero, insisto, la base de la educación, y uno de sus actores principales que son los profesores, ya estaban haciendo un gran trabajo, de hecho, percibían que tenían que cambiar y muchos estaban cambiando o estaban interesados en el cambio.

Voy más allá, cuando la situación les ha exigido un cambio, como ha sido en el confinamiento-cuarentena, ellos han cambiado y han utilizado todas las herramientas a su alcance para estar a disposición de los alumnos, que era su principal preocupación. Te puedo contar mil y un ejemplos de cosas que han hecho los maestros y profesores para atender a sus alumnos, y aquí también quiero resaltar el trabajo de las familias y los propios alumnos, para que esto fuera así.

P.- Según el curso del CPR de Cáceres, en el que eres ponente, se dan a conocer las bases para convertirse en un profesor del siglo XXI. El profesor se convierte en un guía para el alumno y le da a la educación un enfoque holístico...

R.- No estamos descubriendo nada nuevo, el profesor o el maestro siempre han sido guías-tutores-mentores de sus alumnos, lo que sí queríamos reseñar es la importancia que está adquiriendo en estos tiempos de cambio y de incertidumbre y, por supuesto, de nuevas necesidades o nuevos retos en la educación. Pasamos de una educación en la que necesitábamos formar a las personas de una manera y, en este momento, eso ha cambiado. ¡Por supuesto que se necesitan conocimientos!, pero hay una necesidad tremenda de competencias, como espíritu crítico, creatividad, comunicación ... y, en ese contexto, el papel de guía-mentor se agudiza frente al del transmisor de conocimientos.

"Pasábamos de una educación en la que necesitábamos formar a las personas de una manera y, en este momento, eso ha cambiado"

En cuanto al enfoque holístico, igual hacemos una diferenciación entre letras y ciencias, que no tiene sentido en el fondo, me explico con un ejemplo: se está diseñando el coche autónomo increíblemente, donde los diseñadores e ingenieros tienen más 'problemas' no es en la técnica, es en los problemas de incertidumbre, si hay probabilidad de accidente ¿a quien protege más, al pasajero o a los viandantes?, eso es un dilema ético o moral; la rama del saber humano que estudia estos dilemas es de las 'letras', y lleva estudiándose más de 2.000 años, por lo tanto, dividir parcelas del conocimiento, al final, no tiene sentido. Otro ejemplo, los equipos de investigación de cualquier tipo son más relevantes cuando incorporan a personas de distintos 'mundos'. En definitiva, la formación del alumno tiene que ser integral y desde todos los puntos de vista. Cuanto más conozca el alumno más se podrá desarrollar.

P.- ¿Dónde ha quedado ya el aprendizaje de memoria y las evaluaciones pura y dura de las materias que estudia el alumno? Ahora ya todo se dirigirá a construir la mejor versión del alumno, no?

R.- Respondo a la segunda pregunta, aunque la educación formal o la que emanaba de los contratos sociales podía darnos un objetivo distinto, en el fondo los maestros y profesores querían eso, que su alumno estuviera formado lo mejor posible y alcanzara a desarrollar su mayor potencial. Aristóteles fue 'profesor' de Alejandro Magno, mucha veces me pregunto qué hubiera pasado si no hubiese sido su tutor, si Alejandro Magno hubiera 'conquistado' la mitad del mundo conocido, para los occidentales, ¡claro!. Y, más importante todavía, el objetivo de Alejandro Magno era unir lo mejor de las dos culturas, la helenística y la persa, no había un objetivo de conquista en sí. Imagínate el tiempo que llevan los maestros persiguiendo la construcción de la mejor versión del alumno; teniendo en cuenta esto, en ningún caso podríamos relegar el aprendizaje memorístico al cajón del olvido ni las evaluaciones puras y duras, lo que, en mi opinión, hay que hacer es mezclarlo con todo lo demás y utilizar cada método y cada sistema de evaluación en el momento justo, es decir, que nos sirva para cumplir con los objetivos que nos proponemos. Voy más allá con los aprendizajes que podríamos tachar de 'viejos', te hablo de uno de ellos, el método de indagación o de descubrimiento por preguntas, ¿sabes como se denomina también?: 'Método Socrático', y es una de las innovaciones que podemos ver en algunos cursos, una innovación con 2.000 años.

P.- La enseñanza se centrará en las metodologías activas y aprendizaje, ¿puede explicar esto, en qué consiste?

R.- En síntesis, las metodologías activas y de aprendizaje se centran en el aprendizaje del alumno y en que requieren la participación 'activa' del alumno y el cambio de rol del maestro o profesor. Hace tiempo un compañero de Lengua y Literatura estábamos comentando los procesos de enseñanza y aprendizaje y me comenó que, en el fondo, el proceso en el que nos teníamos que enfocar era en el de aprendizaje, porque era el relevante y el que podríamos decir 'natural', con el que la adquisición de conocimientos y de competencias y habilidades es más profunda y que, de verdad, puede cambiar a una persona.

¿Esto quiere decir que en las metodologías activas no hay que trabajar y que todo es juego? No, al contrario. En las metodologías activas el trabajo que se requiere por parte del alumno y del profesor es mucho más intenso. Esto quiere decir que en las metodologías activas no se requieren conocimientos, para nada. Tina Selling, profesora en la Universidad de Stanford, una de las gurús de la creatividad y la innovación en Educación, nos comenta: "Los conocimientos son el cofre del tesoro de la creatividad", es decir, si no tenemos conocimientos es imposible crear nada. Otra cosa es cómo adquiramos esos conocimientos y la relevancia que tengan para nosotros, me explico, si nosotros proponemos un reto a nuestros alumnos para resolver un problema, le estaremos enseñando competencias como investigación, recopilación de información, resolución de problemas, etc., pero también tendrá que aprender 'conocimientos' para resolver ese reto, la cuestión es cómo ha llegado a esos conocimientos y que para él sí que serán relevantes, estarán en un contexto y sabrá cómo utilizarlos. 

P.- En cuanto a las competencias clave de las que tanto se habla en la actualidad, así como las nuevas competencias transversales que se requieren, ¿cuáles son?

R.- Si me permites te corrijo, lo de nuevas competencias transversales no son nuevas, es lo que estamos comentando a lo largo de la entrevista, esas competencias siempre han estado ahí, lo que pasa es que los cambios o retos en la sociedad, tecnológicos, etc., requieren más que nunca de esas competencias, trabajo en equipo, creatividad, innovación, liderazgo, etc. Pero esto ya está reconocido en el sistema educativo con las Competencias Claves. Algunas veces, cuando hablo con otros compañeros, comentan "sí, si está muy bien lo que dices de trabajar la innovación, la creatividad, etc., pero nosotros tenemos un curriculum", y yo les comento: sí, y también tenéis unas competencias que la ley orgánica de la educación dice que los alumnos deben trabajar y adquirir, así que cuando trabajamos la iniciativa, el sentido emprendedor, no estamos fuera de la ley como unos forajidos, muy al contrario, estamos cumpliendo con nuestra obligación como docentes.

El profesor del IES Agora, impartiendo clase en un aula. (Cedida)

P.- Asimismo, las nuevas tecnologías seguirán teniendo protagonismo, ¿qué nuevas herramientas serán necesarias para estar al día?

R.- Tenemos que aprovecharnos de las bondades que nos traen las nuevas tecnologías y utilizarlas como herramientas para los fines que queremos. Pero, esto siempre lo hemos hecho como docentes. Cuando apareció la imprenta, los libros nos sirvieron para enseñar mejor, cuando apareció la radio, igual; cuando apareció la televisión, otro tanto; cuando apareció el vídeo,  también. Así que, los docentes siempre han utilizado las nuevas tecnologías para intentar mejorar la educación; ahora tenemos que hacer lo mismo y enfocarnos en varias cuestiones, por ejemplo; las nuevas tecnologías y herramientas son muy cercanas a nuestros alumnos, en vez de luchar contra esto tenemos que utilizarlas para llegar mejor a ellos. Por ejemplo, tenemos que aprovecharnos de las nuevas tecnologías para que puedan desarrollar ese trabajo activo en su aprendizaje.

He tenido compañeros que me decían, yo soy un profesor 'tecnológico', porque tengo una presentación en Power Point, manejo el editor de imágenes, tengo un blog, etc. Pues, si está muy bien, pero serás relevante para tus alumnos cuando le enseñes a crear una presentación en Power Point, porque le vas  descubrir un mundo nuevo y, posiblemente, le vas a descubrir habilidades que pensaban que no tenían.

He tenido alumnos, y te voy a contar la última anécdota que me ha sorprendido de una alumna. Entro en la clase de una compañera con la que trabajamos en un proyecto de simulación de empresas y veo que está manejando una página web con un sistema de tienda para los productos de la empresa simulada, y le digo: ¿esa es la página web que nos han dejado en el proyecto, no? y me dice: nooo, la he hecho yo. Yo empiezo a abrir la boca, y le digo ¿pero tú ya habías hecho algo de esto?, y me dice: no, me he puesto esta mañana y he empezado a investigar y el problema que tengo es que todo funciona, pero no soy capaz de integrarla para que se vea en la plataforma que utilizamos para comunicarnos con las otras empresas simuladas. Bueno, yo alucinaba, pero esto es as,í habíamos descubierto su interés, su sensibilidad, y no había parado hasta que había conseguido su objetivo, por el camino había estado trabajando multitud de competencias e incluso estaba preparada para enseñárselo a sus compañeros.

Es es lo que tenemos que hacer con las nuevas tecnologías, aprovecharnos de ellas por la gran disponibilidad que tenemos, para crear vídeos, para crear música, para crear elementos en 3D etc.

P.- También se prestará más atención y se potenciarán y desarrollarán otras habilidades, ¿cuáles y en cuáles se recomienda incidir?

R.- Yo creo que las competencias clave que nos señala el sistema educativo son una buena base, son muy completas. Fuera de ellas trabajamos el emprendimiento, que también está presente en estas competencias clave, con el sistema 6-9, por la cercanía de la FP con el mundo laboral y el emprendimiento, con este sistema trabajamos la escucha, es decir, qué es lo que quieren o necesitan las personas, cómo crear una oferta para esas personas y cómo saber si estamos acertando en esa oferta. Y, por otra parte, solo tenemos que asomarnos un poco a la actualidad para saber lo que están buscando las empresas, creatividad, recursividad, capacidad de trabajo en equipo, es decir, no buscan tanto la formación, sino qué eres capaz de hacer con esa formación y qué habilidades tienes.

P.- El profesor del siglo XXI en Extremadura ¿está o estará igual de preparado que el resto del territorio nacional?

R.- Sí, está preparado como el que más. Veo profesores y grupos de profesores haciendo cosas impresionantes y lo que más me ilusiona son las ganas que veo de aprender y de mejorar que tienen todo por dar lo mejor a sus alumnos. Tal vez nos falte avanzar en trabajar más en equipo, en coordinarnos, en ser ambiciosos y realizar cambios no solamente en nuestra clase, sino ser capaz de cambiar un curso entero o una etapa entera. En el 2018 tuve la suerte de participar en las 'Expediciones Pedagógicas al País Vasco', organizadas por la Fundación Princesa de Girona, y lo que realmente me impacto fueron centros que habían cambiado el modelo o todo el centro o toda una etapa. Esto es complicado, no es fácil, pero poco a poco, y con trabajo se puede hacer. 

En este punto soy muy optimista, creo que se va producir este cambio y que en gran parte van a ser los profesores y maestros los que lo van a provocar, lo que necesitan es que se les ayude un poco desde la Administración y yo soy también optimista en ese sentido, la Consejería hace ya tiempo marcó el desarrollo de metodologías activas como prioridad y eso se nota también en las convocatorias de ayudas y proyectos de innovación y en la propia formación que se da en los Centros de Profesores y Recursos.

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50
lagaceta@edu.juntaex.es