La Gaceta (Entrevistas): "La atención educativa debe estar orientada a la integración social y a salvar los déficits comunicativos del niño"


ENTREVISTA A OLGA FERNÁNDEZ Y NARCISO RODRÍGUEZ, maestros del Colegio Santa Teresa, de Badajoz

"La atención educativa debe estar orientada a la integración social y a salvar los déficits comunicativos del niño"

'El niño con autismo en la escuela' es el libro que acaban de publicar y recoge aspectos fundamentales para una inclusión de calidad de los niños con autismo, ofrece una visión amplia que contempla las más recientes aportaciones de la neurociencia que se han demostrado eficaces en la atención a estos alumnos

PDF
17/10/2019 | Maite Vega

Olga Fernández Sánchez y Narciso Rodríguez Zarallo son maestros especialistas en Pedagogía Terapéutica en el Colegio Santa Teresa, de Badajoz. Son autores de los libros 'Programas de patio', una experiencia inclusiva y 'El niño con autismo en la escuela', distribuidos por Amazon. Además, tienen varios espacios de divulgación y recursos en la red y ofrecen formación presencial y online relacionada con la inclusión de los niños con autismo

Olga Fernández y Narciso Rodríguez muestran su segundo libro, recientemente publicado. (Cedida)

Pregunta.- ‘El niño con autismo en la escuela’ es vuestro último libro, ¿qué ofrecéis en él?

Respuesta.- La inclusión educativa en los centros ordinarios de los niños con autismo puede plantear muchas dudas a los equipos docentes. Requiere una combinación de técnica y actitud por parte de los maestros que les debe llevar a una formación continua, flexibilidad en el planteamiento, colaboración con las familias y servicios complementarios... Este manual recoge aspectos fundamentales para una inclusión de calidad de los niños con autismo,  ofrece una visión amplia que contempla las más recientes aportaciones de la neurociencia que se han demostrado eficaces en la atención a estos alumnos.

Cuestiones como la integración sensorial, funciones ejecutivas, teoría de la mente, habilidades sociales, accesibilidad cognitiva,... deben tener encaje, junto con aspectos puramente académicos, en las adaptaciones curriculares de los niños con TEA en los colegios. Se aportan fórmulas prácticas que responden a estas cuestiones, desde qué objetivos plantear hasta actividades tipo a realizar. Además, se expone cómo optimizar decenas de aspectos que no se pueden obviar en un centro educativo que escolarice a niños con autismo: formación de compañeros del alumno, colaboración con familias y servicios externos, transición entre etapas educativas, adaptación de exámenes, programas de patio, sistemas alternativos de comunicación,...

Esta publicación concentra la experiencia de muchos años y tiene la vocación de ser un libro de consulta para todos aquellos profesionales que deseen tener un punto de partida actualizado, con los aspectos imprescindibles para una inclusión real y posible de los niños con autismo, en el lugar en el que deben ser entendidos, incluidos y queridos: el centro ordinario. 

P.- ¿Qué os ha llevado a escribir este libro y cuántos meses de trabajo e investigación os ha costado?

R.- Echábamos en falta un manual de este tipo que no solo recogiera aspectos teóricos sino que definiera cómo llevarlos a la práctica. Esta inquietud era compartida por muchos compañeros, impartimos formación y nos consta que hay una serie de dudas que son comunes.

Como ya hemos dicho, es el fruto de años de experiencia, desde que empezamos en este ilusionante trabajo de la inclusión educativa, además de la formación que nos hemos procurado durante este tiempo. Ordenar todas estas ideas, para concretarlas en un libro, nos ha supuesto un año de trabajo, desde septiembre del año pasado hasta finalizar el verano. Nosotros hemos hecho, además del contenido, la portada, maquetación, edición,... Por ello, el trabajo se ha multiplicado, pero también la satisfacción de poder sacar una publicación de estas características.

P.- ¿Qué es el autismo, en qué consiste este trastorno del espectro autista, y qué dificultades presenta un alumno en la enseñanza?

R.- El Trastorno del Espectro Autista afecta al neurodesarrollo de la persona. Confiere, en diferente grado, una manera distinta de procesamiento cognitivo. El DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, en su 5ª edición) determina unos criterios diagnósticos de entre los que se destacan déficits, de carácter persistente y en múltiples contextos, en la comunicación e interacción sociales (reciprocidad emocional, comportamiento no verbal relacionado con la comunicación, inicio y mantenimiento de relaciones) así como los repertorios de comportamientos, intereses y actividades restringidos y repetitivos (movimientos motores o vocalizaciones, patrones rituales, angustia ante los cambios, intereses reducidos de manera excesiva, reacciones inusuales ante estímulos sensoriales…). Como se puede deducir, la atención educativa que precisa un niño con autismo en la escuela viene determinada por estos déficits socio-comunicativos, la necesidad de un ambiente predecible y el estilo de procesamiento sensorial. Comentario aparte merece el diseño curricular individualizado que hay que realizar para que progrese en las adquisiciones de este tipo teniendo siempre presente que éstas deben ser de carácter funcional.  

P.- En este trabajo proponéis fórmulas prácticas que respondan a una serie de cuestiones, desde qué objetivos plantear hasta actividades tipo a realizar, ¿cuáles son?

R.- La respuesta a esta cuestión es muy amplia. La atención educativa debe estar orientada a la integración social y a salvar los déficits comunicativos del niño. Este planteamiento implica que se contemplen de manera ineludible una serie de cuestiones en el centro, desde cómo es la señalización hasta el control de estímulos sensoriales. En el aula la organización física y temporal debe estar orientada a ofrecer predictibilidad, orden y respeto al patrón sensorial del alumno con autismo.

A la escuela no solo se va a aprender, también a socializarse, sentirse aceptado, comprendido y querido

Si a estas cuestiones añadimos qué tiene que aprender el alumno y de qué forma tendremos una guía para plantear la práctica y que ésta se concrete en actividades de tipo curricular, teoría de la mente, integración sensorial, psicomotricidad, funciones ejecutivas, esquema corporal, programas de patio,… 

P.- La integración y la inclusión educativa de este alumnado pueden ser las claves del problema?

R.- La inclusión social es un derecho para cualquier persona y está en la esencia del planteamiento inclusivo educativo. A la escuela no solo se va a aprender, también a socializarse, sentirse aceptado, comprendido y querido. El reto que implica la inclusión de un niño con autismo nunca debe ser visto como un problema porque no lo es, es una oportunidad para maestros y compañeros, para sacar lo mejor de nosotros mismos, para formarse profesionalmente y para tomar conciencia de lo que verdaderamente son las personas: diversidad.

P.- ¿Cuáles serían las necesidades educativas del alumnado con TEA?

R.- El término necesidades educativas especiales es en sí capcioso. Los alumnos no tienen necesidades especiales, tienen necesidades comunes: precisan aprender, jugar, ser queridos y valorados, tener una buena autoestima, tomar sus propias decisiones, un entorno seguro que les ofrezca retos que puedan asumir, tener amigos,… en suma, ser felices. Sin embargo, cuando decimos que un niño tiene 'necesidades educativas especiales', de alguna manera quedamos (la sociedad, la administración y la comunidad educativa) libres de responsabilidad. Hacemos recaer la 'carga' de las presuntas deficiencias en la atención del alumno en él mismo, dado que es quien tiene necesidades educativas especiales. El sistema hará lo que pueda, ya que se encuentra ante una circunstancia extraordinaria. Queda, de esta manera, eximida la escuela; las administraciones no se encuentran obligadas a dar una respuesta eficaz porque, según este argumento perverso, los niños son los que tienen necesidades especiales.

Portada del libro. (Cedida)

Hay diferentes perspectivas a la hora de sistematizar las necesidades educativas de los niños con autismo. En nuestro libro las organizamos en torno a tres grupos: relacionadas con la salud y el autocuidado, con los aprendizajes curriculares y con la comunicación y las relaciones sociales. Tratamos de poner de relieve que las necesidades son más bien de la escuela que tiene la necesidad de ofrecer una atención de calidad a cualquier niño sin importar otras consideraciones.

P.- ¿Cuáles son los aspectos que tanto el centro educativo como el profesorado no puede obviar a la hora de escolarizar a niños con autismo?

R.- Algunos aspectos que no hemos nombrado todavía pueden ser la atención durante los recreos (los Patios Dinámicos ofrecen excelentes resultados), la sensibilización de los compañeros del niño con autismo, la imprescindible actitud positiva que debe tener el profesorado, la formación continua, el papel de la administración educativa y equipos directivos de los colegios, la dotación de recursos humanos y materiales,  la colaboración con las familias y servicios externos, la comprensión de las causas de los comportamientos del niño y cómo gestionar estas conductas,…

P.- ¿Cuál debe ser la metodología de aprendizaje?

R.- A modo de resumen, las principales consideraciones metodológicas deberían ser adaptación de las actividades programadas para el grupo clase para favorecer la inclusión del alumno; consideración del estado físico y emocional del niño (problemas de salud, incomodidad con la ropa, falta de sueño, medicación,…) y su hipersensibilidad ante estímulos y otros condicionantes derivados de su procesamiento sensorial; utilización de la libreta de ida y vuelta (comunicación centro-familia- servicios complementarios); proposición de actividades de corta duración, planteadas sin ambigüedad, bien planificadas y con criterio claro de finalización; posibilidad de elegir actividad a realizar; reducción de actividades de 'lápiz y papel' a favor de otras de carácter digital, manipulativas, lúdicas y según sus intereses.

También priorización de las actividades conducentes a proporcionar al alumno estrategias comunicativas, de relación social y de autonomía personal; aplicación de las técnicas de encadenamiento hacia atrás, aprendizaje sin error, enseñanza incidental y aprendizaje tolerado progresivo; acondicionamiento del puesto de trabajo: cinta elástica en patas de asiento, sentarse en pelota grande o cojín,… ;contemplar su estilo de procesamiento sensorial para optimizar los espacios y actividades; estilo comunicativo oral adecuado: utilización de frases sencillas, sin reiteraciones superfluas; eludir dobles sentidos, ironías o sarcasmos; atribución de finalidad y funcionalidad a cualquier intención comunicativa; favorecimiento de peticiones; uso de sistemas alternativos de comunicación; utilización de historias sociales para favorecer la inclusión social y la anticipación; proporcionarle estrategias efectivas para la interpretación del entorno social y para desarrollar conductas sobre qué se espera de él en diferentes contextos y situaciones, mediante programas estructurados: teoría de la mente y habilidades sociales…

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es