La Gaceta (Entrevistas): “Las becas de movilidad son necesarias si queremos hacer una investigación de calidad”


ENTREVISTA A EVA MARÍA RODRÍGUEZ FRANCO, profesora de Ingeniería Química y Química Física de la UEx

“Las becas de movilidad son necesarias si queremos hacer una investigación de calidad”

Ha sido una de las docentes que ha disfrutado una de las becas de movilidad al investigador el curso pasado. Estas becas están dirigidas a facilitar la incorporación temporal de nuestro personas docente universitario y de investigadores a universidades y centros de investigación extranjeros, con la intención de que amplíen sus conocimientos y mejoren su competencia investigadora y académica

PDF
10/10/2017 | Maite Vega

Esta doctora en Ciencias Químicas por la Universidad de Extremadura (UEx) es profesora titular interina adscrita al Departamento de Ingeniería Química y Química Física. Ha realizado la docencia en los Grados de Ingeniería Química, Ciencias Ambientales y Biotecnología, y en el Máster de Ingeniería Industrial de la UEx y es miembro del Grupo de Investigación en Tratamiento de Aguas (TRATAGUAS) y del Instituto Universitario de Investigación del Agua, Cambio Climático y Sostenibilidad (IACYS) de la Universidad de Extremadura

Eva María en el laboratorio. (Cedida)

PREGUNTA. ¿Con qué motivo solicitó una de las becas de movilidad, cuándo la ha disfrutado, dónde y durante cuánto tiempo? 

RESPUESTA. Solicité la beca en la convocatoria de 2015, para realizar la estancia de investigación en 2016. Gracias a ella estuve seis meses, del 1 de marzo al 31 de agosto, en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza. En concreto, en el Laboratorio de Tratamiento de Aguas (LTQE), dirigido por el Profesor Urs von Gunten

P. ¿Qué opinión le merecen estas becas? 

R. Este tipo de becas son necesarias si queremos hacer una investigación de calidad. Considero fundamental la colaboración entre grupos de investigación, y esto pasa por fomentar y facilitar la movilidad de los investigadores. En mi caso, me ha permitido trabajar en un centro puntero en mi campo de investigación con uno de los investigadores más reconocidos: el profesor von Gunten. Es autor de más de 200 publicaciones científicas con un índice H de 64.

Gracias a la beca, tanto la estancia en sí como la publicación de los resultados más relevantes del trabajo realizado, que ya estamos ultimando, espero que contribuyan al conocimiento de la química de la desinfección del agua y, a nivel personal, a despejar mi futuro profesional. 

P. ¿Cuál ha sido su labor en el centro para el cual ha disfrutado la beca de movilidad? 

La docente becada en un momento de su trabajo. (Cedida)

R. Básicamente investigadora. No se trataba de una estancia docente, aunque qué duda cabe que este tipo de experiencias redunda en beneficio de la calidad docente. Mi trabajo allí ha tenido como objetivo identificar la formación de especies reactivas de oxígeno (ROS por sus siglas en inglés) durante la cloración de la materia orgánica que está presente de forma natural en las aguas superficiales.

A día de hoy, en España sigue empleándose el cloro en la potabilización de aguas aunque, debido a los subproductos no deseados a los que puede dar lugar (trihalometanos, ácidos haloacéticos, etc.), su uso tiende a limitarse a la etapa de desinfección final, antes del envío a la red de distribución o en algunos puntos de la red, a fin de mantener una concentración residual que permita garantizar la calidad microbiológica del agua. 

P. Estas ayudas tienen como finalidad la incorporación temporal del personal docente universitario y de investigadores a universidades y centros de investigación extranjeros, con la intención de que amplíen sus conocimientos y mejoren su competencia investigadora y académica, ¿cómo ha sido su experiencia? 

R. Muy positiva. Gracias a la ayuda he podido profundizar en el conocimiento de aspectos concretos relacionados con la calidad y el tratamiento del agua, lo que a su vez tiene un impacto positivo tanto en la investigación que realizamos como en la calidad de la docencia.

Y, puesto que el idioma en el que nos comunicábamos era el inglés, la estancia me ha ayudado a mejorar mi competencia en este idioma. Esto es importante porque la UEx, en su camino hacia la internacionalización de las enseñanzas, puso en marcha el Proyecto Learn in English, en el que participo, y ya se imparten asignaturas de diferentes Grados en Inglés. 

P. ¿Esta beca ha cumplido sus expectativas? 

R. Por completo y a todos los niveles. A nivel investigador, por tener la oportunidad de trabajar mano a mano con un grupo puntero en este campo, además de tomar nota de diferentes aspectos a la hora de trabajar y organizarse, que podemos implementar en nuestros laboratorios para mejorar su funcionamiento.

Y, ¡cómo no!, poder estrechar lazos entre los grupos de investigación a uno y otro lado, lo que abre la puerta a futuras colaboraciones. A nivel docente, por lo que te comentaba anteriormente. Y, a nivel personal, por lo enriquecedor que resulta siempre conocer otros lugares, otras costumbres y maneras de ver la vida, el contacto con gente de distintas culturas, etc. 

P. En este caso ¿qué consejo le puede ofrecer a otros compañeros suyos para que la soliciten? 

Rodríguez Franco (dcha.), con sus compañeros de LTQE. (Cedida)

R. Que si tienen la oportunidad no la dejen pasar. Sé que supone un esfuerzo considerable, sobre todo a nivel familiar, pero merece la pena. Y esfuerzo a nivel docente, ya que tienes que organizarte la carga docente con suficiente antelación para intentar que el impacto de tu ida en la carga de tus compañeros sea el mínimo posible. Desde aquí quiero aprovechar la ocasión para agradecerle a mis compañeros del Área de Ingeniería Química de la UEx todo su apoyo, sin el que habría sido prácticamente imposible haberme ausentado seis meses sin que la docencia se viera afectada. 

P. En el caso de que no hubiera contado con esta ayuda, ¿habría podido realizar este tipo de movilidad o investigación? 

R. No, imposible. Y no es solo una cuestión económica, que también, porque como sabemos Suiza no es nada barato y Lausana no es una excepción. Pero es que, además, algunos centros solo admiten a investigadores que lleguen respaldados por ayudas para alojamiento, manutención, y asistencia sanitaria de organismos oficiales.

O sea, que si te quieres ir pagándolo de tu bolsillo podrías encontrarte con que no te aceptan. Rizando el rizo algunos países, no es el caso de Suiza, te piden el pago de una tarifa para poder hacer uso del laboratorio. Extraño, desde mi punto de vista, ya que el trabajo que hagas allí beneficia en las dos direcciones. 

P. ¿Volverá a solicitarla otro año? 

R. ¡Por supuesto!. De momento tengo que esperar, ya que uno de los requisitos para poder beneficiarse de estas ayudas es no haber realizado estancias en el extranjero durante los últimos dos años anteriores a la convocatoria por un período acumulado de seis meses. Pero si la salud, los ánimos y los astros acompañan, sin duda alguna.

Me gustaría agradecer a la Junta de Extremadura la ayuda recibida y a todos los integrantes del LTQE por hacerme tan agradable la estancia.

 

 

 

 

 

 

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es