La Gaceta (Hemeroteca): Chapas Chaparrón, un proyecto de empresa solidaria en FP


Chapas Chaparrón, un proyecto de empresa solidaria en FP

Se trata de un proyecto intermodular de creación y gestión de una pequeña empresa de creación de chapas con fines solidarios que fue desarrollado por los alumnos del ciclo de grado medio de Actividades Comerciales del IES Enrique Díez Canedo, en Puebla de la Calzada (Badajoz) durante el curso 2015-2016.

PDF
16/01/2017 | Cristina Valdera, profesora del IES Enrique Díez-Canedo
Dos de los alumnos frabrican las chapas. (Cedidas)

El objetivo principal de esta empresa era que los alumnos consiguieran adquirir de manera integrada y activa todas las competencias profesionales, personales y sociales de tres módulos del ciclo.

Chapas chaparrón fue además una vía para que el aprendizaje llevara a los alumnos a mejorar e intervenir en su entorno. Todos los beneficios de nuestra empresa fueron empleados para adquirir y donar un nuevo equipamiento a la planta de oncología infantil de un hospitl de Badajoz.

El origen: aprender de forma integrada

La idea de Chapas Chaparrón surgió en octubre de 2015, cuando me encontré impartiendo tres módulos distintos al mismo grupo de alumnos, que suponían un total de 15 horas semanales. En estas ocasiones se corre el riesgo de que los alumnos confundan los contenidos de cada materia y, en mayor o menor grado, de que tanto ellos como el profesor o profesora se saturen y desmotiven.

Decidí entonces crear un gran proyecto a través del cual los alumnos pudieran adquirir las competencias profesionales, personales y sociales correspondientes a los tres módulos que yo impartía y, a la vez, fomentara su motivación e implicación en el aprendizaje.

El proyecto que se planteó fue la creación y gestión de una empresa de creación y venta de chapas llamada Chaparrón.

Este proyecto permitía dar cabida a prácticamente todos los contenidos de los módulos:

  • Marketing en la actividad comercial: elegir nombre de la empresa y logotipo, diseñar el plan de marketing anual, definir productos, precios, distribución, campañas de comunicación, plan estratégico de la empresa...

  • Procesos de venta: técnicas de venta, búsqueda y gestión de clientes, comportamiento del consumidor, características del vendedor, departamento comercial...

  • Aplicaciones informáticas para el comercio: procesadores de texto, hojas de cálculo, presentaciones, diseño gráfico, retoque de imágenes, edición de audios y vídeos...

Los alumnos y la profesora durante la entrega de un transiluminador LED donado a la planta de oncologia pediátrica del Hospital Materno Infantil de Badajoz. (Cedida)

Nuestros objetivos: aprender, compartir, cambiar

El objetivo principal del proyecto Chapas Chaparrón era la adquisición de las competencias profesionales, personales y sociales definidas para los tres módulos anteriormente mencionados.

El hecho de hacerlo a través del proyecto facilitaba que los alumnos pudieran adquirir los conocimientos y habilidades a partir de su propia experiencia, consiguiendo así un incremento en la motivación de los alumnos, una mejor comprensión y asimilación de contenidos teóricos, y un aprendizaje más significativo. Los tres módulos no se consideraban tres bloques independientes y sin relación, sino un conjunto de competencias interrelacionadas que formaban parte de su formación como técnicos en Actividades Comerciales.

En segundo lugar, nos planteamos otro tipo de objetivos relacionados con otras competencias, habilidades y valores fundamentales para su futuro profesional y personal tales como el emprendimiento, el trabajo en equipo, la organización propia y de grupos, la responsabilidad, el respeto, la tolerancia, y la autocrítica.

Por último, el proyecto solo cobraba sentido como una vía para que los alumnos interviniesen en su realidad. Por eso, desde el principio tuvimos claro que todos los beneficios obtenidos por nuestra empresa de chapas serían destinados a un fin solidario, por lo que también se fomentaba la concienciación social y la participación activa en la mejora de la comunidad.

El proyecto en marcha: planificar, difundir, vender

Todos los alumnos aceptaron participar en esta propuesta novedosa desde el primer momento. A partir de ahí, la empresa Chapas chaparrón echó a andar.

Chapas fabricadas y vendidas por los alumnos. (cedida)

Los primeros pasos fueron conseguir los recursos necesarios para la creación de chapas (máquina y consumibles) y poner en pie toda la organización y el plan de funcionamiento de la empresa de chapas.

Los alumnos eligieron un nombre para la empresa, diseñaron el logotipo y crearon un primer Plan de Marketing para el curso. También fueron estableciendo su plan de negocio para asegurar el éxito comercial.

Estas primeras actividades suponían ya la puesta en juego de diversas competencias y aprendizajes para:

  • Definir el negocio y el mercado al que se iban a dirigir.

  • Decidir los tipos de diseños que iba a ofrecer la empresa.

  • Fijar de los precios según diferentes métodos.

  • Planificar campañas de comunicación que incluían cartelería, cuñas de radio, spots de televisión y acciones en redes sociales (Facebook y Twitter).

Nuestra empresa empezó a andar y comenzó a producir y vender chapas. Los alumnos y alumnas del módulo fueron desarrollando, a lo largo del curso, las siguientes actividades:

  • creación de sus propios diseños para las diferentes campañas.

  • fabricación de chapas para las distintas campañas y para los pedidos.

  • gestión de pedidos realizados en persona y online.

  • relación con clientes.

  • comercialización de chapas en el punto de venta instalado en el vestíbulo del centro.

  • gestión de las redes sociales.

  • búsqueda de nuevos clientes.

  • creación de documentos corporativos, tarjetas personales y catálogo.

  • creación de cuña de radio y spot publicitario.

  • diseño de cartelería

  • revisiones periódicas del plan de marketing inicial.

  • definición del plan de marketing para el siguiente curso.

La teoría y la evaluación como soporte y orientación

Toda esta actividad práctica se complementaba con sesiones teóricas antes o durante las tareas con el objetivo de introducir o reforzar conceptos y habilidades. También se realizaban periódicamente sesiones de evaluación del proyecto y actividades de autoevaluación y coevaluación entre compañeros.

Todas las decisiones eran tomadas democráticamente tras escuchar la opinión de cada uno de los alumnos, teniendo en cuenta los conceptos teóricos explicados en clase previamente. Los alumnos trabajaban en grupos e individualmente, en función de las tareas asignadas, y siempre con un grado creciente de grado de autonomía.

El momento que dio sentido al proyecto

Al finalizar el proyecto, los beneficios obtenidos a lo largo del curso se utilizaron para adquirir un transiluminador LED que fue donado a la planta de oncología pediátrica del Hospital Materno-Infantil de Badajoz. Este aparato permite localizar venas difíciles de encontrar, facilitando la extracción de sangre y disminuyendo el número de punciones.

Tras ocho meses de trabajo, para los alumnos fue una experiencia inolvidable. Todos ellos manifestaron su satisfacción por haber colaborado con el hospital y haber podido mejorar en una pequeña parte la estancia de los niños ingresados.

Chapas Chaparrón fue una experiencia de aprendizaje en la que docente y estudiantes crecimos y nos ayudamos a crecer personal, académica y profesionalmente. Una idea tan sencilla como producir chapas por encargo puede servir para cambiar las aulas, motivar a profesores y alumnos y conectar educación y realidad. Educación activa, cambio social y formación de buenos (y motivados) profesionales pueden integrarse a través de proyectos como este.

Si alguien quiere más información sobre el proyecto podéis visitar el perfil de facebook de Chapas Chaparrón o contactar conmigo a través del correo electrónico cvaldera@gmail.com o twitter @cvaldera_twt.

Por qué 'Chapas Chaparrón' fue un éxito

Los beneficios del proyecto fueron muchos y relativos a diferentes niveles: académico, profesional, personal y social. A continuación se describen los resultados más relevantes.


MOTIVACIÓN
Los alumnos no consideraban que estuviesen participando en el proyecto 'Chapas Chaparrón', sino que el proyecto era suyo. Se logró una implicación y una motivación que fueron claves para alcanzar unos resultados tan positivos. Esto ayudó al mantenimiento del proyecto a lo largo de todo el curso, resolviendo los pequeños problemas de convivencia que surgieron, y motivando a los alumnos a participar activamente en las clases y en las actuaciones relacionadas con el proyecto. Al ser pocos alumnos, muchas tareas fueron realizadas individualmente, por lo que fue fundamental la automotivación y el desarrollo de las capacidades propias.

APRENDIZAJE ACADÉMICO Y PROFESIONAL
A través del proyecto, los alumnos adquirieron las competencias profesionales, personales y sociales. Llevaron a cabo todos los procesos inherentes al área comercial de una empresa, manejaron distintas herramientas TIC para crear los diseños y la documentación comercial y publicitaria de la empresa así como para mantener la comunicación con los clientes, y además reforzaron sus conocimientos de lengua y matemáticas a través de la redacción de correos, informes y presupuestos económicos. Todo este aprendizaje se realizó a través de situaciones reales, facilitando una asimilación de conocimientos y habilidades más profunda y duradera.

CAPACIDAD EMPRENDEDORA
Los alumnos hicieron suyo el proyecto y participaron activamente en las decisiones que se iban tomando sobre la marcha de la empresa, cada vez con mayor grado de responsabilidad. Desarrollaron un proceso continuo de innovación y mejora del producto, los diseños y los procesos. Además, al ser un proyecto tan largo, fueron surgiendo problemas internos y externos, fracasos, faltas puntuales de motivación, etc. que consiguieron superar con mucha determinación.


CRECIMIENTO PERSONAL
A lo largo del curso se dieron muchas circunstancias en las que los alumnos tuvieron que trabajar la autoestima, la seguridad en sí mismo, el autocontrol, la automotivación, la asertividad, el respeto, la empatía y el trabajo en equipo. Cada uno partía de distintos niveles pero todos, en mayor o menor medida, tuvieron que desarrollar estas capacidades para hacer frente a las situaciones en las que se fueron encontrando durante el proyecto.

Fotogalería

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es