La Gaceta (Hemeroteca): Educación emocional


Educación emocional

PDF
16/01/2015

¿Y qué es el mundo emocional y afectivo? Nuestra base emocional animal, asentada sobre el eje placer-dolor, se va enriqueciendo a lo largo de la infancia en diferentes manifestaciones emocionales y afectivas: Humor, Emociones, Sentimientos y Vínculos.

Félix López Sánchez. Catedrático de Psicología de la Sexualidad de la Universidad de Salamanca

Félix López Sánchez. [Cedida]

El humor es el estado emocional, sentido como bienestar/malestar, una especie de emoción o sentimiento de fondo, más o menos difuso, pero que también, de cuando en cuando, salta a la conciencia. Es más bien disposicional, en buena medida heredado, por lo que tiende a recuperar su nivel base, después de que factores internos o externos lleguen a afectarle. El buen humor ha sido definido como estado afectivo placentero que tiende a mantenerse en el tiempo, mientras el mal humor se vive como malestar.

Algunos lo han llamado “tono vital”, vibración emocional básica, música de fondo, que puede cambiar, por ejemplo, cuando se agitan emociones concretas fuertes, pero que vuelve a restablecerse, de nuevo, una y otra vez…

Emociones son las “olas” del mar emocional, reacciones concretas, de corta duración, que nos empujan o preparan para la acción. La relación entre humor y emociones es tan estrecha que algunos autores usan estos conceptos de forma intercambiable.

Los sentimientos son el tercer estrato emocional básico, una interpretación mental elaborada de cómo nos sentimos emocionalmente. Son una especie de meseta emocional, fruto de la conexión de la vida emocional con la mente que interpreta y reelabora lo que sucede y lo que nos provoca. Por ello, los sentimientos son más conscientes y más interpretativos, más culturales también.

Los sentimientos son muchos, aunque siempre suponen una valoración o estado de satisfacción o sufrimiento: depresión-euforia, ansiedad-estabilidad, seguridad-inseguridad.

De esta forma, humor, emociones y sentimientos, en constante interacción, forman unidad: lo que propiamente llamamos vida emocional. Pero los seres humanos (y esta es nuestra aportación) somos también seres sociales, lo que además de otras muchas implicaciones, nos hace seres para el contacto y la vinculación.

En efecto, los seres humanos estamos preprogramados para el contacto y la vinculación interpersonal. El contacto y la proximidad a ciertas personas (progenitores, amigos, pareja sexual) nos proporciona placer, alegría, seguridad, bienestar… y los vínculos de naturaleza sexual o social nos permiten sentirnos “emparentados”,“religados”, “pertenecientes a un grupo”, “relacionados de forma estable” y alcanzar la intimidad, la conexión emocional con los demás.

Entre los afectos distinguimos los afectos sexuales (deseo, atracción, enamoramiento) y sociales (apego, amistad, sistema de cuidados, altruismo o amor) de las emociones y los sentimientos porque suponen una vinculación de las emociones y sentimientos a determinadas personas, manteniendo hacia ellas unos afectos que pueden ser estables y durar años, a veces tantos como la propia vida.

¿Qué podemos hacer a través de la educación?

Cuidar el estado fisiológico del cuerpo y tener un estilo de vida sano (educación del humor), aprendiendo a controlar el humor; educar para aprender a expresar, comprender, compartir (con programas específicos sobre el desarrollo de la empatía), regular y usar socialmente bien las emociones (educación emocional). Desarrollar una visión positiva de la vida, las relaciones, etc. sin distorsiones mentales negativas (educación de los sentimientos); ofrecer seguridad y cuidados incondicionales a los hijos (para favorecer el apego y la buena historia afectiva); favorecer la amistad, creando contextos y actividades de interacción entre iguales.

Y educar en el valor de los cuidados a los demás, como modelos y ejercicios concretos (en simulaciones y en realidad); educar en una ética de la solidaridad. Todo ello en un contexto familiar que ofrezca una adecuada experiencia amorosa y una escuela en la que el curriculum oculto no contradiga esta educación.

Quien quiera ir más lejos puede consultar algunos textos de Félix López como: ‘Educación emocional’. Madrid: Morata; ‘Promoción del bienestar personal y social y prevención del malestar y la violencia’. Madrid: Pirámide; y ‘Amores y Desamores’. Madrid: Biblioteca Nueva.

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es