La Gaceta (El rincón del alumnado): ¡Por fin un Erasmus en Formación Profesional en el IES Pérez Comendador!


¡Por fin un Erasmus en Formación Profesional en el IES Pérez Comendador!

Todo comenzó con una entrevista que les hizo el coordinador del programa Erasmus, que el alumnado califica de "rápida y sencilla" y para cuya participación en el programa europeo fue necesario las notas media de cada uno y el nivel de inglés

PDF
23/08/2021 | Alumnado IES Pérez Comendador, de Plasencia
Un grupo de alumnos y alumnas del IES Pérez Comendador, de Plasencia, del Grado Medio de Gestión Aministrativa e Industrial Alimentarias describe su experiencia Erasmus realizada en Malta.
El alumnado del IES Pérez Comendador a su llegada al aeropuerto de Malta. (Cedida)

Somos estudiantes del Grado Medio de Gestión Administrativa e Industrias Alimentarias y os vamos a contar la experiencia de nuestro Erasmus en Malta y curiosidades del país.

Proceso de selección. Todo comenzó con una entrevista que nos hizo el coordinador del Erasmus, la cual fue muy rápida y sencilla. Para ello también se tuvo en cuenta las notas media de cada uno y nuestro nivel de inglés, el cual se reflejaba en nuestras calificaciones de primero y segundo. Tras estos pasos, se realizó una lista con los candidatos y nosotros fuimos los afortunados. 

Currículum. Para poder entrar en las empresas tuvimos, primero, que realizar un currículum en inglés en la página https://europa.eu/europass/es, en él incluimos nuestros estudios,  experiencia, formación, nivel de idiomas. 

Entrevista. Nuestra intermediaria nos hizo una entrevista en la cual nos preguntaba nuestras curiosidades  y nos informaba sobre cómo era el país, sus curiosidades, qué estábamos estudiando, dónde nos gustaría trabajar y el puesto que mejor íbamos a desempeñar desde nuestro punto de vista. Nuestros responsables fueron muy agradables y tuvieron un buenísimo trato con nosotros en todo momento, siempre estaban para cualquier cosa que necesitábamos. 

Documentación: Con el COVID no fue fácil buscar empresas, estuvimos pendientes hasta el último momento en conseguirlas. Por todo ello, la documentación antes del viaje no estaba preparada, hubo muchos nervios, pero gracias a la ayuda de toda la administración, tanto la Unidad de Programas, como la Inspección, la Dirección del Centro y el Delegado Provincial que estuvieron muy pendientes de nosotros y trabajando durante el puente antes de irnos se logró que al final salieramos.  

Viaje. Llegamos a Atocha (Madrid) a las 12:30 horas, acompañados de nuestros familiares. A partir de ahí nuestra aventura comenzaba, en la cual tuvimos que coger un AVE con destino a Barcelona, donde nuestros dos profesores nos tenían preparada una gran sorpresa, ya qu,e supuestamente, nos alojaríamos en un albergue, pero nos asombramos al saber que nos quedábamos a dormir en el Hotel Barceló, que justamente está sobre la estación.

Tras dejar las maletas pasamos la tarde entera visitando Barcelona (Las Ramblas, La Sagrada Familia, Mercado de la Boquería, Arco de Triunfo de Barcelona,Paseo de Gracia, El puente de la Puerta de Europa, Casa Milá…). 

Al día siguiente, a las 6:30 horas nos recogió un transfer que nos llevó al aeropuerto de Barcelona-El Prat. A las 8:25 horas salía nuestro vuelo con destino a Malta.

Llegada a Malta. Llegamos a Malta el 21 de marzo; al llegar nos recogió otro transfer para llevarnos a nuestros alojamientos correspondientes, después de dejar las maletas y acomodarnos un poco tuvimos que investigar un poco y preguntar a la gente cómo llegar a donde nos iban a realizar la PCR para poder trabajar en las empresas, después de esto visitamos un poco el país. Nuestra primera impresión al llegar fue una mezcla de sensaciones, ya que a simple vista parecía un país poco desarrollado en comparación con España. Tras llevar un par de días aquí, nuestras ideas sobre el país cambiaron. Las impresiones sobre los alojamientos también fueron una mezcla, ya que unos se quedaron en un piso y otros en una casa, pese a eso, como pensábamos, eran dos alojamientos muy acogedores. Algunas de las cosas que nos sorprendieron fue la manera de conducir, ya que no es la misma que la de nuestro país, por lo tanto, deberíamos tener más cuidado.

Empresas. Nos dividieron en diferentes empresas, el grupo de corta estancia (Vanessa, Aitor y Carlos Frank) trabajaron juntos en la misma empresa, en el sector inmobiliario, desempeñando funciones como trabajar con la base de datos, Excel, técnicas de marketing (observando cómo trabajan otras empresas y cómo poder mejorar) y diseñando tarjetas de la empresa. Mientras tanto, los de larga estancia (Andrea, Jessica, Raúl, Zaida, Selu y Alba) se dividieron en 4 empresas.

Raúl y Selu se dedicaron a desarrollar las redes sociales de la empresa y a realizar una base de datos de clientes, en una empresa de venta de herramientas industriales.

El trabajo de Andrea y Jessica consistía en publicar apartamentos en una de las redes sociales de la empresa cuya información extraían de la página web de la empresa, la cual se encontraba en el sector inmobiliario, al igual que la empresa del grupo de corta estancia.

Zaida se dedicó a archivar documentos, recibir el correo, escanearlo y hacérselo llegar a sus destinatarios, en una empresa dedicada a la gestoría y asesoría de otras empresas.

En la empresa de Alba el trabajo desempeñado era trabajo de decoración y montaje de semifríos, trabajaba en una gran empresa la cual tiene 200 trabajadores y cuenta con 18 tiendas repartidas por Malta.

Algunos de nosotros estuvimos trabajando presencial y otros telemáticamente debido a la situación del COVID-19.

Turismo. Las primeras tres semanas decidimos visitar todo lo que pudiésemos ya que los compañeros de estancia corta solo iban a estar estas semanas, por lo tanto, tenían menos tiempo. Lo primero que visitamos fue La Valeta, que es la capital de Malta y una ciudad encantadora llena de monumentos y edificios históricos.

Ese mismo fin de semana fuimos a una de las playas más turísticas de Malta 'Ghajn Tuffieha Bay' y nos dimos nuestro primer baño, aunque con un pequeño susto al ver varias medusas.

El siguiente fin de semana decidimos ir a Mdina, una ciudad medieval que se encuentra en el centro de Malta. Nos sorprendió mucho porque daba la sensación de que estabas en otra época. En esta ciudad se grabaron varias escenas de la famosa serie Juego de Tronos. También fuimos a un lugar llamado Popeye Village, donde se grabó la película de 'Popeye'. Nos encantó' porque es un lugar muy peculiar y las vistas son maravillosas con un agua muy cristalina.

Esta experiencia va a ser única en nuestra vida, es la mejor decisión que hemos podido tomar. Nos abrirá muchas puertas laborales y nos enriquecerá como personas. Por todo esto, estamos muy agradecidos con las personas que han hecho que todo esto sea posible.

 

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50
lagaceta@edu.juntaex.es