La Gaceta (Hemeroteca): “Gracias a mis proyectos de innovación he conseguido aprovechar al máximo el tiempo lectivo y enviar menos deberes para casa”


Camilo Rodríguez Macías, maestro del CEIP Giner de los Ríos de Mérida, Premio Europeo eTwinning 2016

“Gracias a mis proyectos de innovación he conseguido aprovechar al máximo el tiempo lectivo y enviar menos deberes para casa”

Tras presentar en la Jornada Regional eTwinning su proyecto 'Looking for beau and delfi', con el que ha ganado el Premio Europeo eTwinning 2016, Camilo Rodríguez Macías, habla sobre la importancia de innovar en el aula para motivar a los alumnos, fomentar su auto-aprendizaje y conseguir “aprovechar al máximo el tiempo lectivo”, lo cual permite reducir los deberes

PDF
08/11/2016 | L.L. Santos

Camilo Rodríguez Macías se define como “un maestro innovador” que necesita expresar esa “energía tremenda que es incapaz de parar”, la misma que otros profesionales expresan a través de la música o el arte, y que los docentes innovadores “la expresamos innovando”. Avalan su definición años de experiencia “haciendo cosas nuevas en el aula” y desarrollando proyectos con los que ha obtenido reconocimientos, como el Premio Europeo eTwinning 2016 o el Premio Joaquín Sama a la Innovación Educativa que han hecho de éste “un año increíble”, reconocimientos a los que le suma el de sus alumnos que le reciben en el aula “felices” e “hipermotivados”, emocionándole personal y profesionalmente.

Pregunta.- En las IV Jornadas Regionales eTwinning ha presentado el proyecto Looking for beau and delfi con el que consiguió el Premio Europeo eTwinning 2016. ¿Por qué cree que su trabajo ha sido merecedor de este importante reconocimiento? ¿Qué aspectos creen que han llamado más la atención del jurado?

Camilo Rodríguez con sus alumnos en el CEIP Giner de los Ríos de Mérida. (Cedida)

Respuesta.- Técnicamente no sé cual ha sido el criterio por el cual han seleccionado nuestro proyecto como Premio Europeo este año. Yo creo que también se prima la trayectoria dentro del mundo eTwinning y esta era la tercera vez que llegaba a una final europea, a la que llegan los 10 mejores proyectos de Europa. Pero si tengo que destacar algo notorio de nuestro proyecto es que prácticamente el 90% del mismo han sido actividades colaborativas y que la temática ha sido muy creativa y muy llamativa. Haber utilizado a dos animales secuestrados como hilo conductor de este viaje europeo ha sido una nota de creatividad y diferenciación con respecto a otros proyectos. Sí, yo destacaría la colaboración y la creatividad en la idea.

P.- ¿Qué han aprendido sus alumnos en ese apasionante viaje por Europa que han realizado con sus socios de Chipre?

R.- Han aprendido algunas palabras en griego, han bailado danzas griegas, aparte de las españolas, han colaborado y ya saben trabajar en equipo. Ya no se ven solos a ellos mismos con su contenido, su libro y su libreta, sino que ven que trabajando en equipo han conseguido mayores logros, lo cual sienta las bases para un futuro de una mayor colaboración y trabajo en equipo. Por tanto, la idea final es que la colaboración hace que lleguemos más lejos que el trabajo individual.

Camilo Rodríguez, Embajador eTwinning, tras coordinar uno de los talleres de las Jornadas Regionales. (La Gaceta)

P.- Recientemente ha conocido que se le ha concedido también un Premio Joaquín Sama a la Innovación Educativa por su trabajo Metodologías innovadoras: flipped, scratch, gamificación, ClassDojo... todo en mi clase ¿Cómo están llevando sus alumnos y la comunidad educativa de su colegio, en general, el éxito de su maestro?

R.- Creo que sorprendidos, agradecidos... El Premio Joaquín Sama ha sido el broche de oro a este año increíble porque con él me reconoce mi Comunidad, mis compañeros, el personal de la Consejería. Creo que es una valoración muy importante, a nivel personal y profesional, que sean los de casa quienes te pongan en valor.
En cuanto a mis alumnos, bueno yo tengo este estilo educativo, el de ser innovador, de hacer cosas diferentes, mis alumnos son felices. Estaban deseando que llegase del viaje a Atenas, lo cual me emociona a nivel personal y profesional. A los niños no suele gustarles mucho ir a la escuela, pero yo veo que mis alumnos están muy hipermotivados a todo lo que le propongo, a retos que muchas veces son difíciles, como es producir vídeos, grabaciones... ponerles actividades diferentes y que lo acepten con tan buen agrado e ilusión es gratificante.

P.- Para un docente innovador como usted debe ser muy satisfactorio recibir premios que reconozcan su esfuerzo, pero cuando decide iniciar un proyecto de estas característica seguro que no piensa en el premio. ¿Por qué decide innovar?

R.- No te planteas como fin el competir para ganar. Creo que los maestros innovadores tenemos algo dentro que nos genera una energía tremenda que no somos capaces de pararla y necesitamos expresar. Hay otros profesionales que se expresan a través de la música, del arte..., pues en esta profesión, los que tenemos esa energía interior, nos expresamos innovando, haciendo cosas diferente para enganchar a nuestros alumnos, para que sean felices en la clase, para que no se aburran y, sobre todo, para que aprendan de una manera diferente, porque al final aprenden, lo raro o lo importante es que, al final aprenden, y mucho. Aprenden no sólo por lo que les enseña el profesor sino también por lo que ellos son capaces de general, de aprender de abajo a arriba. Yo creo que es el aprendizaje, a largo plazo, más seguro, el que parte de ellos mismos.

P.- Sus clases, sus responsabilidades como embajador eTwinning, asistencia a conferencias y cursos, la participación con sus alumnos en concursos, como el del Día de Europa en el que también fueron premiados, y en un programa de televisión... y todo ello sin tener que abandonar su afición por la música participando como pecursionista en la Filarmónica de Olivenza. ¿Cuántas horas tienen sus días? ¿Cómo consigue alargarlos?.

R.- Lo consigo porque uno ya es ágil en elaborar productos, en hacer video, presentaciones... ya todo va más fluido porque tienes una serie de conocimientos. La música evidentemente se ha resentido, no puedo ir tanto a ensayar, pero uno cuando sabe música, sabe expresar también en ese ámbito y cuando puedo ir a ensayar me pongo las pilas y soy capaz de participar con calidad decente en la Filarmónica. A todo ello tengo que sumar otra nueva afición, que he adquirido hace tres años: correr medias maratones. Con tanto proyecto y tanta innovación he aprendido a sacar el máximo partido al poco tiempo libre que me queda, a valorar el tiempo libre que tengo para estar con la familia, con los amigos, para disfrutar de las aficiones...

P.- Su blog Tic-en mi aula es como una extensión de su aula física en el que podemos ver los ejercicios de refuerzo y trabajos que pone a sus alumnos. En pleno debate entre quienes piden la eliminación de los deberes y quienes lo defienden ¿cual es su opinión al respecto?

R.- Creo que los niños tiene que tener tiempo para jugar, para ser felices, para estar con los compañeros, para ir a los cumpleaños, para jugar al tenis, para ir a clase de inglés... ¿Deberes?, desde mi punto de vista, no viene mal repasar o hacer deberes durante media hora o una hora, sin abusar de ese tiempo. Yo contrarresto la reducción de deberes con clases de más calidad. A todos nos gustaría tener a los niños callados y haciendo deberes en clase, pero gracias a todas la propuestas de innovación que hago, me estoy dando cuenta de que mis clases son muchos más intensas y se aprovecha mucho mejor el tiempo. Si los profesores fuésemos capaces de aprovechar al máximo el tiempo lectivo, los deberes ocuparían menos a los alumnos. El problema es saber gestionar eso, porque no siempre depende del profesor.

Camilo Rodríguez, junto a su socio de Chipre Nick Shekkeris, tras presentar su proyecto en la conferencia eTwinning celebrada a finales de octubre en Atenas. (Cedida)

P.- ¿Qué le diría a los docentes que aún son reacios a utilizar las tecnologías de la información en el aula?

R.- Les diría que no pasa nada por equivocarse, yo constantemente me equivoco y aprendo de mis errores, estoy con una autoevaluación muy frecuente, no pasa nada por probar. El aprendizaje no es tan inmediato como para que los resultados los tengamos a la semana o al mes, esto es un proyecto de largo plazo, por tanto no pasa nada por probar, porque quizás probando algo diferente, en este caso las tecnologías, nos damos cuenta de que el fruto es mucho más palpable y quede más en el alumno, por tanto no pasa nada por equivocarse, somos profesores no somos perfectos.

P.- Y a los centros que aún no se han decidido a participar en programas europeos ¿cómo les animaría?

R.- Es difícil que un centro por sí tome esa decisión. Me encantaría que hubiese esa capacidad en los centros para participar en los programas europeos, ya sean Erasmus o eTwinning, porque son una puerta abierta a Europa. Hay nuevas metodología, nuevas formas de trabajar en Europa que quizás necesitamos ver para pensar que es posible aplicarlas en nuestros centros. Sería genial que las propuestas de los centros fuesen en esa dirección, pero también entiendo que la decisión en muchos casos es del profesorado, los claustros tienen que estar muy unificados para ver que esa línea educativa es fructífera y positiva. Aún así les animo a todos porque Europa ya se está moviendo en ese ámbito y el que no se sume a ese carro quizás se vaya a quedar un poquito colgado. No pasa nada por probar.

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es