La Gaceta (Aula literaria): “Leer me ha hecho una persona más completa, ha hecho que viva la vida más intensamente’


ENTREVISTA A ANA PÉREZ CAÑAMARES EN EL AULA LITERARIA JESÚS DELGADO VALHONDO

“Leer me ha hecho una persona más completa, ha hecho que viva la vida más intensamente’

La escritora Ana Pérez Cañamares, entrevistada por un grupo de estudiantes del IES Tamujal de Arroyo de San Serván, nos habla sobre su poesía, que recoge “todo lo que me importa y me obsesiona”, de su necesidad de escribir y de leer, de lo que supone perder una madre, es decir, de la vida.

PDF
01/02/2017 | Alumnos de PRAGE y PEMAR del IES Tamujal*

Ana Pérez Cañamares nació en Santa Cruz de Tenerife en 1968. Es licenciada en Filología por la Universidad Complutense de Madrid. Desde el año 2005, administra el blog El alma disponible, dedicado a la poesía. En el 2007 publicó su primer poemario, La alambrada de mi boca, en la Editorial Baile del Sol; esta misma editorial ha reeditado en el 2009 su libro de relatos En días idénticos a nubes. Y en el 2010 apareció, también en Baile, el libro de poemas Alfabeto de cicatrices

Ana Pérez Cañamares. (Cedida)

Pregunta: Ana,¿qué es ser madre?

Respuesta: Muchas cosas, pero sobre todo la responsabilidad de darle la vida a un ser sin preguntarle su opinión. La sorpresa continua de ver a esa persona crecer, aprender, madurar, equivocarse, disfrutar, sufrir... Y establecer una relación de por vida, en la que yo también crezco, aprendo, maduro, etc. En definitiva, un trabajo duro y enriquecedor.

P: ¿Qué se pierde cuando se pierde una madre?

R: Se pierden ciertos sabores, palabras, olores que estaban unidos sólo a ella; se pierde todo un mundo. Y la posibilidad de tener a una persona frente a la cual siempre puedes mostrarte débil, pequeña, niña. Puedes serlo con otros, pero probablemente la madre es la única que te lo permite siempre que lo necesites.

R: ¿Por qué algunos poemas tuyos llevan título y otros no?

Tengo la impresión de que el poema tiene que explicarse solo y los títulos suelen explicarlos demasiado. Si acaso, que sea el lector el que decida de qué habla y cuál sería el mejor título

R: Al principio titulaba los poemas, luego dejé de hacerlo. Ponía títulos cuando los poemas estaban menos unidos, cuando saltaba de un tema a otro. Ahora que unifico los libros temáticamente, lo siento menos necesario, me gusta que se puedan leer como un único poema dividido en partes. Además, tengo la impresión de que el poema tiene que explicarse solo y los títulos suelen explicarlos demasiado. Si acaso, que sea el lector el que decida de qué habla y cuál sería el mejor título.

P: ¿Cuánto tiene tu poesía de tu vida?

R: Mucho. Todo lo que me importa y me obsesiona está en mi poesía. Aunque en los poemas soy más lista que en la vida, porque en ellos me permito un espacio de reflexión y de serenidad que no siempre soy capaz de encontrar en la vorágine que es la vida. Los poemas son mi mejor versión.

P: ¿Qué es estar limpia para ti?

R: Me siento limpia cuando no siento rencor ni remordimiento. Cuando me entrego a lo que hago, como cuando me baño en el mar.

P: ¿Por qué escribes si casi nadie lee?

R: Porque leer me ha hecho una persona más completa, ha hecho que viva la vida más intensamente. Y porque tengo la esperanza de que lo que escribo sea útil para otros. Siempre me he explicado el mundo con palabras, así que supongo que escribiría aunque nadie me leyera. Pero dado que tengo la suerte de que otros me lean, me siento menos bicho raro, menos sola.

P: ¿Todos somos iguales?

R: En el fondo, sí, o al menos yo al escribir aspiro a llegar a esos lugares en que somos iguales. Pero para sentirse igual, hay que quererlo. Los hay que en los otros sólo encuentran la diferencia, lo que nos separa. Yo prefiero buscar lo que nos iguala, lo que a todos nos hace humanos. Las diferencias en la superficie son otra cosa, pueden ser divertidas, atractivas, enriquecedoras.

P: ¿El poeta es un ser práctico?, parece que no es un oficio muy rentable, por qué decidiste dedicarte a la poesía.

Los poetas solemos decir que la poesía no da de comer, pero alimenta; supongo que nos referimos a que alimenta el alma, que también necesita sustento

R: La poesía no es una actividad práctica, en el sentido de rentable. Desde luego no buscaba dinero ni fama cuando empecé a escribir poesía. La encuentro una actividad práctica en el sentido de que me ayuda a vivir mejor. Los poetas solemos decir que la poesía no da de comer, pero alimenta; supongo que nos referimos a que alimenta el alma, que también necesita sustento.

P: ¿Puede haber oveja sin amo?

R: Me gustaría pensar que sí, imagino un rebaño de ovejas que aceptaran su debilidad de una en una, pero que todas juntas pudieran sentirse fuertes y no necesitar a un amo ni a un lobo ni a un perro guardián. Pero lo que es un hecho es que, aunque todos digamos que queremos ser libres, poca gente está dispuesta a admitir la responsabilidad que comportaría serlo. Todo el mundo dice que quiere ser libre, pero al final a muchos les vale con cambiar de amo.

P: ¿Qué te duele?

R: Muchas cosas, pero creo que lo que más me duele es que no se valore el increíble milagro que es estar vivo y la belleza de este mundo que habitamos. Me duele que se dé por hecho la vida, que se la desprecie, que la malgastemos, no sólo la nuestra, sino la de los demás seres. Me duelen los valores de este sistema que hemos creado, tan alejados de la solidaridad, de la sencillez, de la bondad. Me duele ver donde estamos y hacia donde vamos, y que a la mayor parte de la gente no le parezca necesario, imprescindible, cambiar de rumbo. Me duele este mundo, vamos.

(Quiero añadir que esta me parece la mejor entrevista que me han hecho en la vida. Muchas gracias)

 

*Los autores de la entrevista son los alumnos del Programa de Refuerzo para el Alumnado de Grupos Específicos (PRAGE) y del Programa para la Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento (PMAR), Adrián González González, Fernando Martínez Grajera, Estefania Moreno Sánchez, Elena Porras Cortés, Tamara Moreno Sánchez, Miguel Mayo Moreno, Soledad Jareño Grajera, Miguel Jareño Grajera, David Valladares Matamoros y Juan Antonio Capote Gómez

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es