La Gaceta (Artículos): El laberinto de la ortografía


El laberinto de la ortografía

"Esa imagen del laberinto me ha acompañado siempre que he tenido que estudiar o explicar a mis alumnos la Ortografía. Me sentía como el joven Teseo, perdida en ese dédalo de normas, reglas y excepciones que forman la Ortografía, esperando el hilo de Ariadna que me ayudara a comprender y salir con éxito de tamaña tarea"

PDF
25/10/2021 | Mª Eloisa García García, profesora de Lengua Española y Literatura
María Eloisa García García, profesora de Lengua Española y Literatura. (Cedida)

Cuenta la mitología que Minos, rey de Creta, para ocultar el oprobio de su tálamo, encerró al Minotauro, ese monstruo mitad hombre mitad toro, en un laberinto de intrincados caminos y erróneas salidas. El rey de Creta había condenado a los atenienses a pagarle el tributo anual de siete varones y otras tantas hembras para entregarlos a la crueldad del monstruo biforme. En la tercera de estas cruentas entregas se encontraba Teseo, decidido a acabar con el infame castigo. Cuando el joven egida llegó a Creta, Ariadna, la hija del rey Minos, lo vio y se enamoró perdidamente de él. Para permitirle encontrar el camino de vuelta en el laberinto, Ariadna le dio un ovillo, cuyo hilo fue devanando y, así, consiguió salir de aquel tenebroso lugar.

Los libros son los compañeros silenciosos y files, los hilos que nos guían por los laberínticos caminos de la ortografía

Esa imagen del laberinto me ha acompañado siempre que he tenido que estudiar o explicar a mis alumnos la Ortografía. Me sentía como el joven Teseo, perdida en ese dédalo de normas, reglas y excepciones que forma la Ortografía, esperando el hilo de Ariadna que me ayudara a comprender y salir con éxito de tamaña tarea. Y ese hilo no es otro que la lectura. La lectura nos enseña a dibujar correctamente los sonidos de las palabras, a combinarlas entre sí en melodiosa armonía; enriquece nuestro vocabulario, nuestra mente, nuestras percepciones del mundo exterior e interior, nos permite volver al pasado y soñar con enigmáticos futuros. La lectura nos ofrece los mejores instrumentos para describir nuestros sentimientos, nuestros miedos, nuestros anhelos; para denunciar las injusticias, las desigualdades… Y esos instrumentos mágicos son las palabras. Palabras terruñeras, cotidianas, cultas, neologismos, préstamos; palabras valientes como empatía, diversidad, respeto o tolerancia.

Queridos estudiantes, no dejéis de atesorar vuestro tiempo con la lectura, no importa el formato o la temática, en papel, digital, Facebook, Twitter, Instagram; noticias de actualidad, de cine, música, deportes; novela científica, de ciencia ficción, de aventuras, de amor, histórica, policiaca, de terror… Los libros son los compañeros silenciosos y fieles, los hilos que nos guían por los laberínticos caminos de la ortografía.


Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50
lagaceta@edu.juntaex.es
ISSN 2792-6966