La Gaceta (Hemeroteca): El proyecto ‘En busca de la panacea’ persigue la mejora de los hábitos saludables en el CEIP Delicias


El proyecto ‘En busca de la panacea’ persigue la mejora de los hábitos saludables en el CEIP Delicias

La narrativa, explicada a través de vídeos motivacionales, gira en torno a la búsqueda de la panacea, un remedio legendario con la capacidad de eliminar cualquier enfermedad y que ha sido convenientemente escondida por la diosa del mismo nombre para evitar que los poderes oscuros del Olimpo se apoderen de ella

PDF
26/04/2022 | Natalia Ballell Plasencia, maestra del CEIP Las Delicias, de Cáceres

‘En busca de la panacea’ es un proyecto de innovación iniciado en el curso académico 2020/2021, con continuidad en este curso, que persigue la mejora de los hábitos saludables (práctica de actividad física, nutrición equilibrada, educación emocional y postural) en la comunidad educativa del CEIP Delicias, de Cáceres, a través de storytelling y estrategias gamificadoras para potenciar su implicación en las diferentes actividades.

Natalia Ballell Plasencia. (Cedida)

La narrativa, explicada a través de vídeos motivacionales, gira en torno a la búsqueda de la panacea, un remedio legendario con la capacidad de eliminar cualquier enfermedad y que ha sido convenientemente escondida por la diosa del mismo nombre para evitar que los poderes oscuros del Olimpo se apoderen de ella. Para ello, los alumnos tendrán que superar varios niveles y retos para obtener un fragmento del mapa que marca la ubicación exacta de la panacea y que podrán desenterrar si consiguen juntar todas las piezas.

Objetivos

El objetivo principal de este proyecto es promocionar hábitos saludables y perdurables a lo largo de la vida no solo en el alumnado del centro, sino en la comunidad educativa. Dentro de este objetivo principal podemos señalar, como objetivos específicos del mismo, promover la actividad física como promotora del éxito académico en la comunidad educativa, potenciar el uso de TIC para obtener información fiable y de calidad para elaborar materiales, así como desarrollar competencias para gestionar con autonomía el cuidado de la salud. 

En el primer año de participación en el proyecto, se plantearon tres niveles a superar con tres retos en cada uno de ellos. De esta manera, en el primer nivel, se realizaron actividades relacionadas con la alimentación, nutrición y trastornos alimentarios.

El primer reto consistió en la elaboración de una tabla de alimentación, a modo de registro de alimentos, en el que posteriormente se realizó una clasificación entre saludables y no saludables.

En base a este análisis, el segundo reto consistió en plantear un calendario semanal con comidas saludables que pudiera ser utilizado por las familias y, de esta forma, mejorar la alimentación en la comunidad educativa. Como colofón a este primer nivel, se planteó la realización de un plato de Harvard para profundizar en lo que se considera una alimentación sana y balanceada.

Cohesión grupal. (Cedida)

El segundo nivel estuvo orientado a actividades relacionadas con el bienestar, educación emocional y sexual y correctos hábitos higiénicos. Así, en el primer reto se realizó una actividad con placas de Petri para valorar la diferencia en el crecimiento de microorganismos entre una mano correctamente lavada y una mano sucia para concienciar sobre los hábitos higiénicos.

El segundo reto planteó una serie de charlas y talleres que promovieron la importancia de la autoestima y el autoconcepto así como una buena gestión emocional.

El último reto de este nivel se basó en un taller de educación postural, yoga y relajación, llevado a cabo por los alumnos de prácticas de formación del profesorado, en el que se buscó unificar musicoterapia con educación postural.

Los alumnos de 6º de Primaria, una vez recibida la formación, realizaron un vídeo muy divertido y fueron explicando al resto de cursos cómo debían colocarse para tener una correcta postura, cómo sentarse adecuadamente, cómo llevar la mochila, etc., aplicando lo que se conoce como metodología de servicio.

El tercer nivel tenía como finalidad una serie de retos para promover la práctica de actividad física, primeros auxilios y prevención de lesiones. En el primer reto se realizaron descansos activos durante un periodo de tiempo en las clases, de acuerdo con las recomendaciones del ministerio. A continuación, se realizó un taller en el que los alumnos respondieron a un cuestionario sobre sus preferencias en diferentes ámbitos para, posteriormente, valorar gustos comunes entre compañeros y favorecer la cohesión grupal. Para finalizar el abanico de actividades planteadas, la Asociación Española Contra el Cáncer llevó a cabo un taller en el que los alumnos recibieron recomendaciones sobre la importancia de la protección solar que culminó en la creación de una visera a partir de una plantilla.

Charlas de asociaciones y empresas

En paralelo a estos retos, se realizaron diferentes charlas por parte de asociaciones y empresas para profundizar y ampliar los conocimientos adquiridos a lo largo del proyecto. Entre ellas, podemos citar a DYA (prevención del alcoholismo), AECC (prevención del tabaquismo), Programa de educación sobre la adolescencia de EVAX, Programa escolar para el consumo de frutas y hortalizas de la Junta de Extremadura y la Asociación de Celíacos de Extremadura.

Una vez superados todos los niveles, los alumnos descubrieron la ubicación exacta de la panacea y, durante un día de clase, desenterraron el baúl de la panacea en el patio del colegio, que tenía en su interior pequeñas dosis del remedio que todo lo cura.

En el presente curso académico, la filosofía del proyecto fue la misma, pero la narrativa se centró en devolver la Panacea encontrada en el curso anterior al templo de la diosa (Templo de Oropo) para que pudiera utilizarla y curar enfermedades en el mundo.

En el primer nivel se planteó la realización de la ‘operación cazabollos’ para capturar códigos de barras, a través de una aplicación, y generar conciencia del valor nutricional de los alimentos que los alumnos traían al recreo.

El segundo reto consistió en un concurso de calendarios saludables, dándole un giro de tuerca a la actividad del curso anterior, donde el calendario ganador tenía que ser utilizado por toda la comunidad educativa durante una semana.

Dos alumnos elaboran jabones artesanales. (Cedida)

Para finalizar este nivel, se llevó a cabo la realización de una receta saludable por cada una de las familias, con las que se elaboraron varios libros de recetas en diferentes cursos, y que hoy día forman parte de la biblioteca de nuestro centro.

En el segundo nivel se visualizó la película ‘Del revés’ y se realizaron diferentes actividades en torno a ella. Se planteó, además, la visualización del crecimiento de hongos en pan de molde en superficies sucias y limpias, así como la creación de jabones naturales, en cuyo interior se encontraba el avión que llevaría a los alumnos al templo de Oropo.

En el tercer nivel, a realizar después de Semana Santa, habrá rutas senderistas, diferentes actividades fisicodeportivas a través de programas como PROADES, rutas por espacios naturales de Extremadura, etc. Cuando lleguen a un mínimo de pasos entre todo el alumnado, registrados mediante diferentes aplicaciones, conseguirán alcanzar el templo de Oropo y devolver esa panacea a la diosa.

En este curso volvemos a contar con DYA, el programa ‘En marcha’ de la AECC, así como una especialista de la Junta de Extremadura en educación sexual, entre otros.

Participación del alumnado

En líneas generales, la participación por parte de toda la comunidad educativa ha sido excelente, en especial por parte del alumnado, que se ha entregado a la realización de todas las actividades. 

Como se ha señalado anteriormente, el proyecto educativo ha tenido una gran acogida por parte del claustro y del alumnado del centro. Las actividades se han podido desarrollar con toda la normalidad que hemos podido, dentro del contexto de pandemia que ha sido especialmente restrictivo en ambos cursos, en especial en el primero de ellos. La continuidad del proyecto en este curso nos ha permitido corregir fallos de implementación en actividades del primer año, incluir el uso de aplicaciones o herramientas TIC para complementar el aprendizaje, así como plantear nuevas actividades que no se pudieron realizar el año anterior, como la semana de la actividad física y el deporte, en el que diferentes especialistas introducen al alumnado en varias disciplinas deportivas para que amplíen su abanico de posibilidades deportivas.

Como conclusión,  ‘En busca de la panacea’ está siendo una experiencia muy positiva en el alumnado, ya que se ha constatado el aumento en el desarrollo de buenos hábitos saludables y en la realización de prácticas deportivas en el alumnado desde el inicio del proyecto. Todo esto ha sido posible gracias a la implicación de todo el claustro así como al empleo de estas metodologías gamificadoras e innovadoras, ya que han favorecido la motivación e implicación del alumnado hacia el conocimiento de estos hábitos saludables y su uso en su rutina diaria.

 

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50
lagaceta@edu.juntaex.es
ISSN 2792-6966