La Gaceta (Entrevistas): “Trabajamos con los mejores alumnos de Badajoz, que nos enseñan unos valores maravillosos y de los cuáles nunca nos cansamos de aprender”


ENTREVISTA A MARISOL DÍAZ BORRELLA, JEFA DE ESTUDIOS DEL CEIP ‘NTRA. SRA. DE FÁTIMA', DE BADAJOZ

“Trabajamos con los mejores alumnos de Badajoz, que nos enseñan unos valores maravillosos y de los cuáles nunca nos cansamos de aprender”

Gracias a la manera de trabajar todos juntos en el CEIP ‘Ntra. Sra. de Fátima’, con la filosofía de formar parte de una comunidad de aprendizaje y todo lo que este proyecto conlleva, este centro educativo ha conseguido, en los últimos años, disminuir los porcentajes de absentismo escolar. En esta entrevista, a Marisol Díaz le han acompañado la directora del colegio, Quintilia Méndez y la secretaria del mismo, Beatriz Baquero Indias

PDF
07/04/2017 | Maite Vega

Esta diplomada en Magisterio de Educación Musical, con el título de grado medio de violín por el Conservatorio ‘Hermanos Berzosa’, de Cáceres, lleva cuatro años ejerciendo como jefa de estudios en el CEIP ‘ Ntra. Sra. de Fátima’, de Badajoz. Ha trabajado en varios centros educativos extremeños, pero desde que obtuvo su plaza como maestra en el curso 2011/2012 y realizó su año de funcionariado en prácticas aquí “es lo mejor” que le ha pasado en la vida personal y profesiona

De izda. a dcha., Beatriz Baquero, Quintilia Méndez y Marisol Díaz. (Cedida)

PREGUNTA. Recientemente, el CEIP ‘Ntra. Sra. de Fátima’ ha sido protagonista en los medios de comunicación porque, en pocos años, ha reducido en un elevado porcentaje los casos de absentismo escolar. ¿Nos puede poner en antecedentes? 

RESPUESTA. Lo primero, destacar que, gracias a estos medios de comunicación que se interesan por nuestro colegio y por nuestro barrio, vemos cumplido el sueño de muchos familiares del colegio, así como de gente del barrio que en su día soñó con un colegio mejor que saliera en los medios de comunicación por cosas positivas y bonitas, y no solo por cosas negativas. 

Desde luego, sin el trabajo en equipo de toda la comunidad, nada de esto sería posible: maestros en activo, maestros jubilados, miembros del equipo de orientación, alumnos actuales del colegio, antiguos alumnos del colegio, familias del cole, familias del barrio, técnicos de salud del barrio, secretariado gitano, parroquia, asociaciones de vecinos, universitarios, equipo de limpieza, monitores de comedor, monitores de las Actividades Formativas Complementarias, etc. 

Otro de los sueños cumplidos está siendo el absentismo escolar. Revisando datos de hace años, en concreto de hace más de siete años, justo antes de constituirnos como una comunidad de aprendizaje, se recogía en el colegio que, aproximadamente entre un 30% y 40% del alumnado era absentista, ya fuese intermitente (faltaba a clase más de lo permitido), o absoluto (no iban nunca al colegio). 

Estando situado el colegio en un barrio con un nivel socioeconómico y cultural muy bajo, la educación precisamente no era una de las prioridades de las familias de nuestro colegio. Hay que vivir situaciones parecidas o similares de tener dificultades para cubrir las necesidades primarias básicas como comer, tener luz, agua caliente, etc., e incluso una vivienda decente donde poder vivir, para saber cómo habríamos afrontado esta situación de ver el colegio como algo fundamental en nuestro día a día. 

Gracias a la manera de trabajar en el colegio en los últimos años, con la filosofía de formar parte de una comunidad de aprendizaje y todo lo que este proyecto conlleva, hemos conseguido disminuir estos porcentajes. 

Actualmente, en nuestro colegio, no tenemos ningún caso de alumnos absentistas absolutos. En cuanto a los absentistas intermitentes, se han reducido muchísimo los datos, pasando a tratar nada más con 8 o 10 familias a lo largo de todo el año, de las cuales la mayoría se solventan sin necesidad de tener que agotar todos los pasos establecidos en el protocolo de absentismo que marca la ley. 

Además, mencionar que en los últimos meses, nos hemos centrado también en mejorar la puntualidad en las entradas en el centro, consiguiendo poco a poco que casi todos los alumnos entren puntuales en la fila. 

Hace años la preocupación era cómo inculcar en las familias la importancia y la necesidad de que los niños asistieran regularmente al colegio. Ahora, la preocupación se centra en mejorar esos cinco minutos que algunos llegan tarde a la fila. 

P. ¿Cuáles son las características de este colegio, al ser un centro de atención educativa preferente? 

R. Nuestro colegio cumple un requisito único en toda Extremadura. Es un centro de atención educativa preferente que, a la vez, está constituido como una comunidad de aprendizaje. Es un colegio pequeñito, de dos líneas, con 176 alumnos actualmente y 29 maestros, más dos en media jornada en los programas de CAEP y REMA. Y, para poder entender nuestra forma de trabajar, es necesario conocer el barrio en el que estamos, ya que colegio y barrio están unidos y no se puede entender el uno sin el otro. 

Docentes y familiares trabajando de manera conjunta en el colegio. (Cedida)

Nuestro colegio se encuentra situado en la zona de la margen derecha del río Guadiana, delimitada esta zona por la estación de tren, que la separa de la cuidad de Badajoz. El nivel socioeconómico es muy bajo y, actualmente con la crisis, se ha acrecentado una tensión social en el barrio enorme. 

Eso ha provocado mucha conflictividad vecinal.  Muchos problemas entre los vecinos que no saben resolver los conflictos. Y, como consecuencia, la repercusión de toda esta situación recae directamente en nuestros alumnos. 

Todos nuestros alumnos están becados y la mayoría asisten al comedor escolar, para muchos una opción de tener una buena comida caliente al día. Algunos se han tenido que ir a vivir con sus abuelos al quitarles la casa, o echar puertas abajo de otras, etc. Otros tienen dificultades para ir todos los días bien aseados al colegio y con ropa adecuada… Toda esta situación repercutía hace años en el colegio en tres aspectos fundamentales: elevado absentismo, nivel pésimo de convivencia en el colegio y en el barrio, y malos resultados académicos. 

Esta es nuestra realidad, y es lo que queremos transformar, esto es lo que nos lleva a constituirnos como una comunidad de aprendizaje. Nuestro objetivo es que una gran convivencia en el colegio y en el barrio sea posible, mejorar los niveles educativos, hacer la escuela que quisiéramos para nuestros hijos. Esto fue lo que nos llevó al cambio. 

El elemento fundamental de ser comunidad de aprendizaje es la participación de todos. Y, ¿cómo conseguimos esto?, a través del diálogo igualitario. 

Ante esta realidad, todo el tejido asociativo situado en la margen derecha del Guadiana con un compromiso social y de una forma muy coordinada nos hemos unido para realizar un diagnóstico de la situación de nuestra población, cuáles son las características generales de la población del barrio y qué es lo que más nos preocupa, para, entre todos, poder diseñar y poner en marcha programas para responder a estos problemas prioritarios. 

Formamos parte todos los colectivos: colegios, institutos, asociaciones de vecinos, centro de salud, servicios sociales de base, centro de mayores, secretariado gitano, parroquias, mezquita (la única mezquita de Badajoz esta en nuestro barrio), los centros de promoción de la mujer … Nos hemos reunido todos. Por eso, la escuela no es nada sin el barrio. 

P. ¿Qué diferencia a los alumnos de este centro en concreto con respecto al resto? 

R. Tienen una característica diferente del resto de colegios, al ser un centro de atención educativa preferente, nuestros alumnos y sus familias proceden de situaciones socioeconómicas desfavorecidas y están en riesgo de exclusión social. Todo esto se refleja en el cole, con una palabra: diversidad. 

Familiares de alumnado realizan una actividad en una de las aulas del centro. (Cedida)

Nuestro colegio es muy diverso, el 85% de nuestro alumnado forma parte de la atención a la diversidad: entre alumnos de refuerzo educativo, Alumnos con Necesidades Educativas Especiales (ACNEE), Alumnos con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (ACNEAE), y Alumnos de Compensación Educativa. Además, la mayoría de nuestros alumnos se caracterizan por tener graves problemas de conducta. No saben identificar sus emociones, ni expresarlas. 

Para dar respuesta a toda esta diversidad, la mejor forma de hacerlo es con la inclusión, no integración, sino verdadera inclusión de familias y alumnos dentro de una comunidad. 

En el colegio somos muchos los que nos sentimos unos privilegiados de poder trabajar con estos alumnos y sus familias, porque estamos convencidos de todo el potencial que tienen, y es nuestro deber lograr que la situación familiar que viven no se interponga en el éxito de sus vidas, un éxito personal y académico, pues tienen las mismas capacidades  que el resto, solo tenemos que ayudarles con las posibilidades. 

Creo ciegamente que trabajamos con los mejores alumnos de Badajoz, que nos enseñan día a día unos valores maravillosos y de los cuáles nunca nos cansamos de aprender. Ojalá el resto de docentes de Badajoz tuvieran la oportunidad de trabajar con ellos, de conocerlos y aprender de su ilusión, de su valentía, de sus fortalezas y de su capacidad de superación. 

P. ¿Cómo se las ingenia el docente para enseñar o captar la atención del alumnado y que no abandone el centro educativo? 

R. Al constituirnos como un Comunidad de Aprendizaje, se abrieron las puertas del cole para que participase toda la comunidad en la Educación: familiares, amigos, universitarios, técnicos del barrio…, esto hace que la educación sea compartida por todos, y no solo depende del maestro la educación del alumno, sino que es tarea de todos, es algo que construimos entre todos, incluido el propio alumno. De la interacción de alumno con todo este abanico de voluntarios, mejora el aprendizaje.   

Llevamos a cabo varias estrategias de éxito educativo dentro del proyecto que hacen que nuestros alumnos aprendan mejor y estén más motivados. Entre las estrategias específicas que se llevan a cabo dentro del aula en todo el colegio desde Infantil (3 años) hasta 6º Primaria destaco los grupos interactivos,  realizamos 43 cada semana en todo el colegio, de lenguaje, matemáticas, e inglés; las tertulias literarias dialógicas, que realizamos una a la semana en todas las aulas; y la inclusión dos por uno, a través de la cual trabajamos casi siempre con dos maestros dentro del aula, organizando a los alumnos en grupos heterogéneos. 

Es muy interesante utilizar también la figura de un alumno que tutoriza a otro para trabajar la inclusión, así como intercambiar el rol del maestro que entra en el aula

Es muy interesante utilizar también la figura de un alumno que tutoriza a otro para trabajar la inclusión, así como intercambiar el rol del maestro que entra en el aula. Destacar además que desde hace varios años, todos los apoyos de PT se realizan dentro del aula siguiendo la metodología de utilizar grupos heterogéneos en todas las áreas. 

Contratos de aprendizaje con los alumnos y familiares que así lo requieran; asambleas, le damos mucha importancia a las asambleas de aula en todas las aulas, trabajándolas diariamente, incluidos los mayores de Primaria; y biblioteca tutorizada, una actividad que se lleva a cabo por las tardes en el colegio con alumnos de 1º a 4º de Primaria. 

Actualmente, en el colegio contamos con 160 voluntarios que participan semanalmente en todas estas actividades. 

Este cambio en la organización del aula, que permite cada vez más la inclusión, es clave para que los alumnos aprendan más y mejor, más motivados y con más ilusión. 

P. El CEIP ‘Ntra. Sra. de Fátima’, desde hace siete años, se ha constituido como comunidad de aprendizaje. ¿Qué valoración puede hacer de estos años y qué destacaría? 

R. El motor que mueve actualmente el cole es el diálogo. Como comunidad de aprendizaje nos regimos por los principios del aprendizaje dialógico, pero el que es imprescindible para nosotros es el diálogo igualitario. La clave es dialogar, si no se entiende que el diálogo es la clave, no funcionara la convivencia. 

Es un cambio de chip muy importante. Al principio, sobre todo, lo es para los maestros, porque estamos hablando de un diálogo igualitario: todos somos iguales, tanto los maestros, como los niños, los padres, los técnicos del barrio, los voluntarios…todos dialogamos desde una igualdad. Entendiendo el aprendizaje como un proceso de interacción entre todos y todas, es necesario crear situaciones óptimas para que se dé el diálogo. 

La inclusión permite que el alumnado aprenda más y mejor. (Cedida)

Por eso se requiere un esfuerzo y un cambio de mentalidad total para alcanzar este diálogo igualitario desde el cual soñamos todos: padres, madres, vecinos, técnicos del barrio, docentes, alumnos… ¿Qué soñamos? Lo mejor para nuestros hijos y alumnos. 

Desde esta propuesta de sueño es más fácil establecer el diálogo con las familias porque el sueño es el mismo, cuando se potencia soñar desde un plano de igualdad, empiezan a romperse esas barreras impuestas o autoimpuestas y descubrimos que todos y todas tenemos aspiraciones similares: todos queremos lo mejor para nuestros hijos y alumnos. 

Primero escuchamos lo que queremos cambiar, lo que queremos soñar, lo que queremos mejorar. Es una ocasión para que todo el mundo, grandes y pequeños, jóvenes y mayores, den rienda suelta a su imaginación, a sus aspiraciones, y comience el proceso de transformación del centro. No es posible educar sin esperanza y sin ilusión. 

Esta transformación ha supuesto un cambio radical en la organización del centro. Por un lado, supone un cambio en la organización del aula: tutoría entre iguales, grupos interactivos, metodología inclusiva en grupos heterogéneos,  etc.; y, por otro lado, supone un cambio en la organización del centro, siempre bajo el paraguas del diálogo igualitario. 

El equipo directivo crece en aspecto motor, no hay jerarquías, todo es horizontal, y aparecen las comisiones mixtas, que son un pilar fundamental en el colegio. En ellas se sustenta todo el funcionamiento del cole y de la comunidad. En ellas se decide, gestionan, organizan y dinamizan el funcionamiento del centro. 

Nuestra valoración, después de estos siete años, es muy positiva. Contrastando mis años de docencia antes y después de conocer las Comunidades he podido comprobar que realmente son una respuesta eficaz a la sociedad actual. En estos momentos la enseñanza es una necesidad social y, por tanto, es una tarea de la sociedad, y han de implicarse todos los elementos de la misma, no solo alumnos sino familias, ciudadanos y vecinos,… 

No quiere decir que sea fácil, pues conlleva una transformación profunda y aparecen resistencias que van desapareciendo a medida que se avanza y crece la participación. El colegio se ha abierto al barrio y la participación de todos es un hecho fácilmente comprobable. 

Es un proceso que se desarrolla en el tiempo a medio y largo plazo. Los cambios son evidentes y, por eso, se pueden comprobar en la simple observación. Pero además se constatan en las sucesivas evaluaciones que llevamos a cabo. Estos cambios podríamos resumirlos en la participación de las familias, el éxito en los resultados académicos, la disminución del absentismo escolar, la calidad de la convivencia. 

Nos evaluamos continuamente para ver resultados, cambios, mejoras, y retrocesos. Debemos ser muy críticos con nosotros mismos para poder avanzar. 

P. ¿En qué medida las familias de este colegio se involucran en la educación de sus hijos? 

R. Si tomamos como base los cinco niveles de participación familiar que se da en los centros, apreciamos que los dos primeros son comunes en el resto de colegios. Nivel de participación informativa: se les informa de cualquier asunto relacionado con la educación de sus hijos, entrega de  notas, excursiones, etc.; y nivel  de participación consultiva: se les hace alguna consulta relacionada con el consejo escolar, Ampas, etc. 

Pero en  los tres siguientes niveles es donde encontramos la diferencia y la clave de cómo se involucran nuestras familias en la educación de sus hijos. Nivel de participación decisoria: deciden en los aspectos relacionados con la educación de sus hijos; nivel de participación educativa: interactúan y construyen en equipo el aprendizaje de sus hijos al participar en las actividades educativas que realizamos dentro de las aulas como grupos interactivos, tertulias literarias dialógicas, biblioteca tutorizada, etc.; y nivel de participación evaluativa: actualmente participan junto al equipo docente y miembros de la comunidad en la evaluación del funcionamiento del colegio en las reuniones de la comisión gestora y las asambleas de familiares. 

Haciendo una evaluación general de los resultados que se están consiguiendo en el colegio, destacar que aún nos quedan muchos objetivos por cumplir. El camino es lento, nos queda mucho camino por recorrer, pero vamos en la dirección adecuada. Lo importante es que entre todos vamos cambiado, mejorando y aprendiendo de los errores que cometemos en el día a día. Sin una continua evaluación y crítica constructiva del trabajo realizado, sería imposible avanzar. 

P. ¿De qué manera se implican también todos los docentes de este centro? 

R. En mi opinión, el papel del docente en este colegio es esencial. Son maestros por vocación, que muchas veces anteponen el colegio a su vida personal, y aunque les pase factura, aquí siguen al pie del cañón cada día. Sin su enorme compromiso diario y su esfuerzo personal por saber combinar el cóctel emocional que supone trabajar en este cole, no sería posible llevar a cabo este proyecto. 

El papel del docente en este colegio es esencial. Son maestros por vocación, que muchas veces anteponen el colegio a su vida personal, y aunque les pase factura, aquí siguen al pie del cañón cada día

Todos enseñamos y todos aprendemos, unos de otros, y hemos alcanzado una madurez como claustro que nos permite trabajar cómodos, contentos y tranquilos con los compañeros que tenemos al lado. 

Para entender y valorar cien por cien la labor de todos y cada uno de los maestros de este centro, hay que estar dentro del cole con ellos cinco horas diarias, un día tras otro, y compartir con ellos las situaciones de estrés y tensión que se generan en el día a día dentro de nuestras aulas que, a veces, son realmente muy duras y generan impotencia profesional por no alcanzar los objetivos propuestos, o impotencia personal por no saber gestionar las emociones que nos provocan estas situaciones. 

Pero lo que hace diferentes a los maestros de este cole es que, ante estas dificultades, jamás se rinden y siempre luchan, investigan, se forman continuamente. 

Pero los maestros de este cole, tienen otra característica que también los hace diferentes al resto de maestros de otros coles, no solo tienen 15 alumnos de los que preocuparse cada día, sino que tienen trabajo doble porque también tienen a los 15 padres y madres de esos alumnos por los que preocuparse a diario, con los que trabajar en equipo para lograr los mejores resultados para nuestros alumnos, para sus hijos.

En los últimos siete años, todos los maestros que se han jubilado no han dejado olvidada su labor como docentes, sino que siguen ligados a la vida del colegio participando activamente en las actividades del centro. 

P. Trabajar en este colegio, ¿qué le ha proporcionado, en qué medida le ha afectado o influido en su vida? 

R. Trabajar en este colegio es lo mejor que me ha pasado, tanto en mi vida profesional como personal, porque estar cada día con estos alumnos y sus familias te hace crecer como persona. 

Este colegio te cambia, entramos siendo de una determinada forma y salimos con otra percepción de la vida completamente distinta, más humanos, más realistas, más empáticos, más humildes, y mejores profesionales al estar muchísimo más formados, algo clave para nuestra profesión. Trabajar en este colegio te permite estar en continua formación, estar en contacto con las innovaciones metodológicas más actuales que mejores resultados están alcanzando en la actualidad, y educar con emoción, algo imprescindible para alcanzar el éxito educativo. 

Desde el momento en el que entras por la puerta del cole observas lo diferente que es de otros centros en los que hayas podido trabajar, padres por los pasillos charlando y dentro de las aulas con los maestros trabajando, o dialogando con otros padres y con otros maestros. También tomando decisiones sobre el cole en las distintas comisiones mixtas. Es como estar en una pequeña familia en la que todos nos respetamos, nos valoramos, y en la que muchos nos apreciamos. Ver el trasiego de voluntarios, nada menos que 160 a la semana, a lo largo de la mañana participando en las actividades del día a día, le da al colegio una vida  que lo hace único y muy especial.   

 

 

 

 

 

 

 

 

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es