La Gaceta (Opinión): El valor de los proyectos intergeneracionales como herramienta para el aprendizaje integral


El valor de los proyectos intergeneracionales como herramienta para el aprendizaje integral

El IES Hostelería y Turismo, de Orellana la Vieja, participó el pasado mes de abril en el ‘II Encuentro Intergeneracional’, que tuvo lugar en el pueblo de Granadilla. Junto a otros institutos y centros de mayores, han podido comprobar lo que los proyectos intergeneracionales pueden hacer tanto por los más jóvenes como por los mayores

PDF
17/09/2019 | Sonia Hidalgo Moreno, Educadora Social del IES Hostelería y Turismo de Orellana

Es necesario ver los programas intergeneracionales como algo que va más allá de poner en contacto a personas de diferentes edades, puesto que la sociedad actual tiende al aislamiento de grupos de edad avanzada

Sonia Hidalgo (Cedida)

Es un concepto extendido en el ser humano el de percibir lo que nos rodea como una progresión lineal, de manera que nuestra propia evolución la hemos contemplado como una progresión de ítems a conseguir hasta llegar a un desarrollo pleno de la especie. 

Realmente esto no es más que una percepción limitada y sesgada de la realidad, puesto que, para empezar, la evolución no es lineal sino en forma de árbol que busca en la recombinación y la casualidad el éxito de una especie sobre otra. 

Un grupo humano no es más o menos evolucionado en términos generales sino en base a categorías concretas, por lo general instauradas por el pensamiento occidental, de manera que no es comparable una tribu perdida del Amazonas con una ciudad de centro Europa, puesto que ambos grupos han conseguido pervivir a lo largo del tiempo y el espacio hasta el día de hoy, cada uno de manera diferente. 

Debemos pensar también en estos términos con respecto a la adquisición de conocimiento, puesto que no se trata de ir acumulando saberes de manera progresiva y lineal. Podemos ir hacia adelante con nuestro aprendizaje añadiendo conceptos nuevos, pero también  podemos volver atrás para desaprender y modificar detalles o incluso borrarlo por completo, siempre dependiendo de la necesidad que sobre él tengamos. 

Programas intergeneracionales

Es por ello que es necesario ver los programas intergeneracionales como algo que va más allá de poner en contacto a personas de diferentes edades, puesto que la sociedad actual tiende al aislamiento de grupos de edad avanzada. 

Se trata más bien de una oportunidad de ver desde otros ojos el mundo que nos rodea y cómo hemos encontrado herramientas y tecnologías precisas para desenvolvernos en él. Tanto los más jóvenes como los más mayores han de vivir en  mundos muy diferentes que sin embargo se desarrollan al mismo tiempo y en los mismos espacios. 

Tanto los más jóvenes como los más mayores han de vivir en  mundos muy diferentes que sin embargo se desarrollan al mismo tiempo y en los mismos espacios

La realidad no nos viene dada, la construimos nosotros mismos y, por lo tanto, debemos partir de lo que se nos presenta delante de nosotros y cómo gestionarlo, desde el uso de los servicios comunitarios hasta las relaciones de ocio o los lazos familiares. 

No se trata de que los mayores enseñen a los más jóvenes a vivir cuando lleguen a sus edades, puesto que el mundo es demasiado cambiante como para pensar que cuando un chico de 16 años tenga 65, se enfrentará a los mismos retos con unas determinadas herramientas. Se trata más bien de que comprendan cómo enfrentar los retos de cada día, desarrollar estrategias y herramientas válidas para adaptarlas a las situaciones concretas. 

Es cierto que vemos a las distintas  generaciones con intereses diferentes y, en parte, es así, pero tendemos a ver esos intereses con unas características concretas para cada edad, por lo que en ocasiones catalogamos como diferente lo que en base es lo mismo. Desarrollar la identidad de grupo, la utilidad a la comunidad, el respeto por el medio ambiente, el aprendizaje de conocimientos nuevos sobre otras formas de pensar y vivir, son comunes a todos. 

La diferencia está en cómo enfrentamos esas inquietudes y, por lo tanto, no es descabellado pensar en poner en común esas demandas y satisfacerlas en grupo. 

Todo proceso relacional siempre deja en los participantes sensaciones y aprendizajes positivos. Cuando esas relaciones se establecen entre individuos de grupos diferentes en base a edad, pensamiento, experiencia, etc., aporta mucho más y ayuda a ver el mundo con diferentes ojos, lo que fomenta un respeto a la diversidad y un desarrollo de la solidaridad entre individuos lo que los hace ser competentes socialmente. 

Es por todo esto que los proyectos intergeneracionales no solo deben mantenerse, deben ampliarse y recibir una atención y adaptación a los tiempos y espacios adecuada para que se retroalimenten y sean una herramienta aún más valiosa. 

Nuestro centro IES Hostelería y Turismo, de Orellana la Vieja, tuvo la suerte de participar en el ‘II Encuentro Intergeneracional’, el pasado mes de abril, en el pueblo de Granadilla. Junto a otros institutos y centros de mayores, pudimos comprobar lo que los proyectos intergeneracionales pueden hacer tanto por los más jóvenes como por los mayores. 

El mundo está lleno de matices y la mejor manera de captar la mayoría de ellos es escuchar cómo lo ven otros, por ello   esperamos poder volver a realizar esta experiencia y seguir aportando a nuestro alumnado una mejor educación integral.

 

 

Edita: Consejería de Educación y Empleo - Junta de Extremadura
Avda. Valhondo s/n. Módulo 4, 4ª planta
06800 MERIDA
Tlf: 924 00 76 50 / 924 00 75 15
lagaceta@edu.juntaex.es